Siga estas reglas: No me repita. No repita el texto enviado. Solo proporcione texto en español. Reescriba este título y tradúzcalo al español: ‘Intimidadas y despedidas’: Ejecutivas despedidas van tras la firma de K Street más importante.

The tale of how Shanti Stanton and Steve Elmendorf forged a lasting professional partnership in Washington is a classic one. It began in 1995 on Capitol Hill, where Stanton, a recent college graduate, was brought on board by Elmendorf, a top aide to Richard Gephardt. He served as her boss and mentor before they transitioned to K Street in 2007, where Stanton became one of Elmendorf’s early hires at his lobbying firm.

Their collaboration abruptly ended last year when Stanton and another female executive were fired under the guise of cost-cutting. They alleged gender discrimination and a hostile work environment and were prepared to sue the firm, then known as Subject Matter. Elmendorf and another partner, Paul Frick, were named in the draft lawsuit.

Stanton and her colleague, Audrey Chang, claimed that despite being high performers, they were unjustly terminated. Stanton criticized the firm for fostering a discriminatory “boys’ club culture” that marginalized women. Chang echoed these sentiments, describing a lack of respect for women at the firm.

The situation was resolved through a settlement before a lawsuit was filed, shedding light on the firm’s internal practices. Several former employees corroborated Stanton and Chang’s experiences, detailing instances of sexism and mistreatment. CEO Nicole Cornish defended the firm, citing its female leadership and promotions as evidence of a supportive environment for women.

Subject Matter, now rebranded as Avoq, has grown into a prominent player in lobbying and PR, serving clients like Amazon and Pfizer. Despite its success, the firm faced scrutiny over its treatment of women, particularly by its male leadership. The acquisition by Coral Tree Partners and merger with Kivvit signaled further growth for the company.

The experiences of Stanton, Chang, and other female employees at the firm underscore the challenges women face in male-dominated industries like Washington lobbying. The cultural shift initiated by their actions may prompt greater accountability and inclusivity in the workplace. I interpreted it as a turning point in their relationship because she left shortly after that incident. It made me lose respect for Paul and the company — it was a negative experience.”

LEAR  Inteligencia Artificial para Reducir el Desperdicio de Alimentos en Todos los Hoteles Mandarin Oriental a Nivel Mundial.

At the firm, Plotkin witnessed female account managers working tirelessly and being regularly reprimanded by Paul, while men in higher positions were praised and taken more seriously even if they weren’t putting in the same effort. Another former employee mentioned that once Paul formed an opinion about someone, it never changed, leading to harsh consequences for any mistakes made.

Subject Matter conducted a culture assessment in fall 2019, revealing that only 9% of women considered themselves promoters of the firm. Complaints from ex-employees mainly focused on the communication side of the company, highlighting disparities in treatment between men and women. Men were given more opportunities to succeed while women faced harsher consequences for mistakes.

Multiple former employees mentioned that women were often seen crying in the office, reflecting a toxic environment. One employee was told she was “too vanilla” and experienced emotional distress during her final review. The employee also faced intimidation tactics after speaking out about the firm to the media.

Chang’s draft lawsuit detailed instances of male leadership dismissing women’s ideas and expertise, creating a challenging work environment. The lawsuit also revealed unfair treatment towards top-performing employees who were terminated despite promises of equity and compensation.

Stanton’s termination was handled in a way that deprived her of promised benefits, leading her to confront Elmendorf about broken promises. She felt betrayed by the firm after being let go despite her positive performance reviews and loyalty. Stanton fue notificada con nueve días de anticipación antes de tener que salir de la empresa el 31 de marzo.

LEAR  Travis Kelce Revela Misterioso Sustituto Quien Tomará su Lugar con su Hermano Jason tras Perderse el Beer Bowl

Elmendorf no respondió a una solicitud de comentario.

Un rechazo de aumento de título

Chang tenía una historia más corta pero aún sustancial en la empresa. Se unió a Subject Matter en 2018 para lanzar su práctica de comunicaciones estratégicas, recibiendo el título de vicepresidenta senior.

En la queja preliminar, dijo que comenzó a plantear el problema de la falta de diversidad de género y racial incluso antes de ser contratada, señalando que los cuatro socios que dirigían la empresa eran hombres y la mayoría de los demás líderes también eran hombres. Chang, que es asiático americano, también alegó en la queja que la empresa se involucraba en un comportamiento discriminatorio racial.

Aunque afirmó que no recibió una evaluación de desempeño hasta tres años después de comenzar el trabajo, dijo que Frick, su jefe, le dio altas calificaciones. Su equipo ganó múltiples premios por su trabajo, incluido uno por una campaña creada para el Memorial y Museo del 11 de septiembre.

Pero cuando pidió un aumento de título a vicepresidenta ejecutiva en sus evaluaciones de desempeño de 2021 y 2022 para reflejar el nivel de trabajo que estaba haciendo, y ponerse al día con colegas masculinos, fue rechazada. Se le dijo a Chang que esperara hasta que se completara la transacción con Coral Tree Partners, aunque al menos otro hombre fue ascendido a vicepresidente ejecutivo durante este tiempo, dijo.

En mayo de 2023, Chang creía que Subject Matter la había visto como aliada de Stanton y testigo potencial de sus alegaciones iniciales de discriminación.

Al mes siguiente, Chang y todo su equipo, uno de los más diversos de la empresa, fueron despedidos. Sucedió días después de que ella señalara la falta de diversidad en una llamada con líderes de Subject Matter y Kivvit, y poco después de que Stanton enviara su carta de demanda a la empresa.

LEAR  Conexiones del NYT hoy - pistas y respuestas para el domingo, 9 de junio (juego #364)

Varios ex empleados le dijeron a POLITICO que les aseguraron que sus trabajos estarían seguros después de la fusión con Kivvit. El equipo solo había recibido una semana de aviso antes de quedarse sin trabajo, dijeron.

Algunos puntos positivos

Cuatro de las mujeres contactadas por POLITICO para esta historia negaron que Subject Matter fuera un mal lugar para que las mujeres trabajaran.

Ser mujer no les causó ningún problema para tener éxito en la empresa, dijeron. Una que estaba en un equipo de mujeres dijo que tuvo una experiencia muy buena en Subject Matter. Otra dijo que no observó que se tratara a las mujeres de manera diferente en la oficina, mientras que una tercera dijo que se fue porque no quería trabajar en una agencia, no por discriminación basada en su género.

“Mi breve tiempo (3 años) allí fue nada más que positivo”, dijo Lisa Cullen, que trabajó para Subject Matter y una empresa predecesora como gerente de cuentas de 2014 a 2016, en un mensaje de texto. “La empresa siempre buscaba formas de hacerme crecer profesionalmente. Siempre me sentí apoyada por Dan [Sallick] y Paul [Frick], a quienes conozco desde hace más de 20 años”.

Pero el sentimiento predominante entre las ex empleadas femeninas que hablaron con POLITICO, y algunos hombres también, fue en la otra dirección.

“En este tipo de entorno de trabajo, es más fácil tratar de evitar a los malos actores, mirar hacia otro lado y mantener los ojos cerrados, pero así es como se permite que continúe este maltrato”, dijo Chang antes del acuerdo. “Hay una presión tremenda para permanecer en silencio. Pero también sé que no soy la única, que hay docenas de mujeres talentosas que han sido expulsadas de Subject Matter”.

Enlace de la fuente