14 abril 2024

Un festín para los amantes de la gastronomía: por qué Oviedo es la nueva capital gastronómica de España

3 min read

La ciudad de Asturias es hogar de la venerada sidra, queso, carne y fabas – y un nuevo enlace ferroviario facilita ahora el acceso desde Madrid

Mientras mi tren se dirige hacia el noroeste desde Madrid hacia las verdes colinas de Asturias, espero ansiosamente las vistas del exuberante paisaje, pero en su lugar, me sumerjo en la oscuridad. Una nueva serie de túneles me lleva hacia la capital de la región norteña, Oviedo, y entre ellos se encuentra el séptimo más largo de Europa: con 24 kilómetros, es una obra compleja de ingeniería que atraviesa la Cordillera Cantábrica.

Es mucho menos pintoresco, pero esta nueva ruta, un proyecto de infraestructura de 4.000 millones de euros lanzado el pasado noviembre, ha reducido el tiempo de viaje entre Madrid y Asturias en más de una hora, con un tiempo de viaje aún más corto previsto para este año. La conexión más rápida hace que las escapadas de fin de semana para los madrileños y las vacaciones dos en uno para los visitantes sean más atractivas que nunca, especialmente para los foodies atraídos por la gastronomía de las regiones más verdes y frescas de España.

Las largas tradiciones en pesca, ganadería y agricultura en Asturias significan que su marisco, carne, fabas, maíz, leche y sidra son famosos en toda España. Platos locales como el cachopo (filete de ternera empanado relleno de queso y jamón) y la fabada (estofado de fabas y cerdo) son comunes también en Madrid, en restaurantes asturianos como Casa Hortensia o El Ñeru, pero ahora el foco está en Oviedo, nombrada capital gastronómica de España para 2024.

Para cuando he hecho el check-in en el hotel Barceló Oviedo Cervantes, en el lado chic y moderno de esta compacta ciudad, ya tengo hambre. Es un corto paseo a través del parque San Francisco que lleva al casco antiguo, donde visito la catedral gótica de una sola torre y absorbo la atmósfera de sus plazas medievales antes de dirigirme a las pastelerías para probar una gama de dulces tradicionales: moscovitas (obleas crujientes de almendra y chocolate) en Rialto y carbayones (pasteles rellenos de crema de almendra glaseados) en Camilo de Blas.

Son deliciosos, pero más allá de su comida, esta parte de España es mejor conocida por su sidra. “La primera sidra del año es suave y refrescante”, dice Andrés Alonso en Llagar Herminio, una sidrería en las afueras de Oviedo fundada en 1943. Es la tercera generación que dirige el negocio familiar y me muestra la fábrica, desde las máquinas que tratan las manzanas hasta el proceso de fermentación y embotellado.

Con más de 70 de estos molinos, Asturias es uno de los mayores productores del mundo de sidra natural, que tiene estatus de denominación de origen protegida cuando se elabora con cualquiera de las 76 variedades de manzana aprobadas. La cultura única en torno a la sidra asturiana, desde los métodos de producción hasta los hábitos de consumo, está siendo considerada para su clasificación por la Unesco como patrimonio inmaterial.

Ya sea perfeccionando los clásicos o destacando en la innovación contemporánea, muchos chefs han estado elevando el nivel de Oviedo
Herminio es el único llagar en Oviedo, pero las sidrerías se encuentran por todo, especialmente en la Calle Gascona, que la gente local llama “Bulevar de la Sidra”. El Ferroviario, La Manzana y La Finca son todos buenos lugares para admirar el arte de escanciar (verter desde gran altura). Alonso dice que la distancia es crucial para producir una bebida espumosa y carbonatada. “Está llena de moléculas que tienen que estallar”, dice, mientras un chorro estrecho sale del grifo del barr