Nuevo presidente Massoud Pezeshkian brinda esperanza a los jóvenes y mujeres.

Un miembro relativamente moderado del parlamento iraní, Masoud Pezeshkian, ha sido declarado el próximo presidente de Irán después de vencer a su rival conservador de línea dura por un margen decisivo en las elecciones presidenciales de segunda vuelta del viernes. El hombre de 69 años reemplazará a Ebrahim Raisi, quien falleció en un accidente de helicóptero el mes pasado. Los seguidores en su mayoría jóvenes de Pezeshkian salieron a las calles de la capital, Teherán, y otras ciudades para celebrar, incluso antes de que se anunciaran los resultados finales, cantando, bailando y ondeando las banderas verdes característicos de su campaña. Ha dado esperanza a gran parte de la generación más joven del país en un momento en que muchos estaban desanimados por su futuro. Algunos incluso planeaban abandonar el país para buscar una vida mejor en otro lugar. Representando a la ciudad de Tabriz en el parlamento iraní desde 2008, anteriormente se desempeñó como ministro de salud del país. En la década de 1990, perdió a su esposa y a uno de sus hijos en un accidente automovilístico. Nunca volvió a casarse y crió a sus otros tres hijos, dos hijos y una hija, solo. Su victoria ha trastornado los planes de los conservadores islámicos, que esperaban instalar a otro conservador para reemplazar a Raisi y, junto con el líder supremo Ayatolá Ali Khamenei, controlar todas las palancas de poder de Irán. En un centro de votación en Teherán, Fatemeh, de 48 años, le dijo a la agencia de noticias AFP que había votado por el moderado ya que “sus prioridades incluyen los derechos de las mujeres y de los jóvenes”. Afarin, de 37 años, quien es dueña de un salón de belleza en Isfahán, le dijo a Reuters: “Sé que Pezeshkian será un presidente de poca monta, pero aún así es mejor que un conservador”. Muchos votantes boicotearon la primera ronda de votación la semana pasada, enojados por la represión en el país y la confrontación internacional que ha llevado a Irán a enfrentar sanciones cada vez mayores y una creciente pobreza. También estaban frustrados por la falta de opciones en las elecciones, ya que de los seis candidatos que se les permitió postularse, cinco eran islamistas de línea dura. Y había un sentimiento de desesperanza de que, con el Ayatolá Khamenei teniendo la última palabra sobre la política gubernamental, hay pocas posibilidades de un cambio real. Pero en la segunda vuelta de las elecciones del viernes, parece que algunos cambiaron de opinión y acudieron a los centros de votación, muchos votando tácticamente por el señor Pezeshkian para bloquear la victoria del señor Jalili. El habría reafirmado muchas políticas que han sido objeto de descontento tanto interno como internacional, como las patrullas controvertidas de la policía de moralidad de Irán. El señor Jalili adoptó una postura antioccidental durante su campaña y criticó el acuerdo de 2015 que vio a Irán reducir su programa nuclear a cambio de sanciones aliviadas. Los votantes estaban preocupados de que, si ganaba, su presidencia podría haber antagonizado a los Estados Unidos y sus aliados regionales, empeorando la situación económica de Irán. En comparación, el señor Pezeshkian ha abogado por “relaciones constructivas” con las naciones occidentales y por reactivar el acuerdo nuclear para “sacar a Irán de su aislamiento”. Ha dicho que la economía de Irán no puede funcionar con las sanciones paralizantes que actualmente se le imponen. Una victoria para el señor Jalili también habría señalado un cambio hacia una política nacional potencialmente más dura, reforzando la obligación de las mujeres de llevar un pañuelo en la cabeza. El señor Pezeshkian está en contra de usar la fuerza para imponer la regla del hiyab obligatorio, un problema importante en los últimos años. Anteriormente lamentó la muerte en custodia policial de Mahsa Amini, una joven arrestada por una presunta violación de la ley. Su muerte desató protestas masivas en todo el país, como nunca antes se había visto en el país. Se espera que el presidente electo tome las riendas del poder en cuestión de días para llenar el vacío en el gobierno dejado por la repentina muerte de Raisi. Además de presionar para reactivar el acuerdo nuclear y aliviar las sanciones, el señor Pezeshkian ha prometido que Irán se unirá a las convenciones bancarias internacionales. Los conservadores han sido reacios a hacerlo, privando a Irán de relaciones bancarias normales con otras naciones. También ha dicho que eliminará la extensa censura en internet de Irán. Pero no está claro cuánta libertad política se le dará para lograr un cambio significativo.

LEAR  Comisión Electoral advierte sobre 'abuso' en las Elecciones Generales.