Netanyahu promete continuar la guerra a pesar de la condena de los ataques aéreos.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha prometido continuar la guerra contra Hamas en medio de la condena internacional por un ataque aéreo que mató a decenas de palestinos en Rafah el domingo. Al menos 45 personas murieron, según el ministerio de salud dirigido por Hamas, mientras que cientos más fueron tratados por quemaduras graves, fracturas y heridas de metralla. Hablando en el parlamento israelí, el Sr. Netanyahu dijo que el ataque fue un “trágico accidente” pero agregó: “No tengo la intención de terminar la guerra antes de que se logre cada objetivo”. Dijo que era vital que Israel tomara “todas las precauciones posibles” para proteger a los civiles y afirmó que las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) estaban haciendo “todo lo posible para no dañar a los no involucrados” en el conflicto. La dirección fue interrumpida ocasionalmente por abucheos de familiares de rehenes tomados por Hamas durante el ataque del 7 de octubre, algunos de los cuales han criticado al primer ministro por no llegar a un acuerdo para el regreso de sus seres queridos. “En Rafah ya evacuamos alrededor de un millón de residentes no combatientes y a pesar de nuestro máximo esfuerzo por no dañar a los no combatientes, algo lamentablemente salió trágicamente mal”, insistió el Sr. Netanyahu. “Estamos investigando el incidente y llegaremos a conclusiones porque esta es nuestra política”. Organizaciones internacionales se han alineado para condenar el ataque, con la UE insistiendo en que Israel respete un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la semana pasada para detener los ataques en Rafah. El principal diplomático del bloque, Josep Borrell, calificó el ataque del domingo de “horroroso”. A pesar del fallo de la CIJ, Israel se ha comprometido a continuar con la invasión de Rafah, con funcionarios insistiendo en que el fallo dejó margen para que el ataque cumpla con el derecho internacional. El jefe de derechos humanos de la ONU, Volker Turk, dijo que el ataque sugiere que no ha habido “ningún cambio aparente en los métodos y medios de guerra utilizados por Israel que ya han provocado tantas muertes civiles”. Israel lanzó el ataque de Rafah el domingo horas después del primer ataque con misiles de Hamas a Tel Aviv en varios meses. Los funcionarios de la IDF dijeron que el ataque a Rafah había matado a dos comandantes superiores de Hamas, y que estaban investigando las muertes de civiles en la zona. Pero la Media Luna Roja palestina dijo que el ataque aéreo había apuntado a tiendas para personas desplazadas cerca de una instalación de la ONU en Tal al-Sultan, a unos 2 km (1,2 millas) al noroeste del centro de Rafah. Vídeos del lugar en el área de Tal al-Sultan el domingo por la noche mostraron una gran explosión e intensos incendios ardiendo. Imágenes gráficas mostraban varias estructuras en llamas junto a una pancarta que decía “Campamento de Paz Kuwaití ‘1’”, así como socorristas y transeúntes que llevaban varios cuerpos. Médecins Sans Frontières (MSF) dijo el lunes que una de sus instalaciones había recibido al menos 28 personas muertas, incluidas mujeres y niños, tras el ataque. Dijo que había tratado a otros 180 palestinos heridos, la mayoría de ellos con graves heridas de metralla, fracturas, lesiones traumáticas y quemaduras. MSF rechazó los informes israelíes de que el ataque había sido preciso, diciendo que el “ataque a un campamento poblado en una llamada ‘zona segura’ en Rafah muestra un completo desprecio por la vida de los civiles en Gaza”. Estados Unidos calificó las imágenes de “desgarradoras” pero insistió en que Israel tiene derecho a defenderse. “Israel tiene derecho a ir tras Hamas, y entendemos que este ataque mató a dos terroristas de Hamas responsables de ataques contra civiles israelíes”, dijo un portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca. Pero admitieron que “Israel debe tomar todas las precauciones posibles para proteger a los civiles”. Los funcionarios israelíes pasaron la mayor parte del lunes tratando de averiguar qué salió mal en Rafah. ¿Cómo un “ataque de precisión” utilizando municiones especializadas con “cabezas de guerra reducidas” resultó en un incendio que mató a docenas e hirió a scores? Tras el fallo de la CIJ de la semana pasada, ordenando a Israel que detenga cualquier operación en el área de Rafah que pueda infligir más daño a la población palestina, Israel sabe que los ojos del mundo están puestos en él. Está bajo una enorme presión para explicar sus acciones. Dice que la operación se basó en inteligencia, y parece que ambos figuras de Hamas fueron asesinados. Pero la presencia de un gran número de civiles y, parece, una cantidad significativa de material inflamable, plantea muchas preguntas sobre cómo se planificó y ejecutó este incidente. Con altos funcionarios militares, incluido el mayor general Yifat Tomer Yerushalmi, el fiscal general de la IDF, prometiendo una investigación exhaustiva, podemos esperar que se presente alguna explicación más detallada bastante pronto. Pero si esto marca un punto de inflexión en la campaña es otro asunto. El Sr. Netanyahu sigue comprometido con lo que llama “victoria total” en Rafah, por lo que no hay señales de que el desastre del domingo cambie su opinión. A pesar de las escenas espantosas de la noche anterior, las fuerzas terrestres israelíes aún parecen estar actuando con cierta cautela a medida que se acercan a la ciudad de Rafah en sí. Hasta ahora, sus operaciones no han resultado en una carnicería. Pero eso es exactamente lo que logró el ataque aéreo de anoche, infligiendo otro golpe a la ya dañada imagen de Israel y socavando su justificación para seguir adelante. La campaña militar de Israel en Gaza comenzó después de que hombres armados de Hamas atacaron Israel el 7 de octubre, matando a unas 1.200 personas y llevándose a otras 252 de vuelta a Gaza como rehenes. Más de 36.000 palestinos han muerto en la guerra desde entonces, según el ministerio de salud dirigido por Hamas en Gaza.

LEAR  Relojes inteligentes en 2024: los mayores lanzamientos hasta ahora y lo que viene a continuación