Los jefes franceses temen los planes económicos vagos de la extrema derecha.

Los inversores han expresado claramente su alarma con una fuerte venta de acciones francesas (JOEL SAGET). Los líderes empresariales franceses se han visto envueltos en una nueva incertidumbre debido a las elecciones parlamentarias anticipadas convocadas por el presidente Emmanuel Macron, que corren el riesgo de fortalecer a la extrema derecha. Las federaciones están pisando con cuidado con sus comentarios públicos, conscientes de que podrían estar sentados frente a ministros del partido Reagrupamiento Nacional (RN) si el partido obtiene un gran avance en las elecciones del 30 de junio y 7 de julio. El grupo empresarial local U2P “respetaría la elección del pueblo, pero el RN tiene que decir más precisamente qué propone en cuestiones con un efecto fiscal, social y económico en las pequeñas empresas”, dijo su jefe Michel Picon a AFP. En las últimas elecciones presidenciales en 2022, el grupo había advertido que las promesas de campaña de la líder del RN, Marine Le Pen, “tendrían malas consecuencias para los negocios”, recordó. En juego están temas como el retorno a una edad oficial de jubilación de 60 años, elevada a 64 en una reforma de Macron el año pasado, y una aún más dura represión de la inmigración. “¿Qué significa esto para las personas que trabajan para nosotros hoy?” preguntó Picon. “Somos actores empresariales que no se involucran en política”, dijo Thierry Cotillard, jefe de la cadena de supermercados Mousquetaires/Intermarche. Pero “sea quien sea el político, defenderemos ferozmente nuestras posiciones”, advirtió. Los inversores han señalado claramente su alarma con la venta masiva de acciones francesas: el índice de referencia CAC 40 de las principales empresas cayó un 1,4 por ciento el lunes y un 1,3 por ciento adicional el martes. Los rendimientos de los bonos del gobierno francés también han aumentado, lo que sugiere crecientes dudas sobre la capacidad de Francia para financiar sus gastos si el RN pone en práctica sus promesas. El ministro de Finanzas de Macron, Bruno Le Maire, advirtió que “si el RN lleva a cabo su programa, una crisis de deuda en Francia es posible”. Anteriormente el martes, exhortó a los líderes empresariales a “arriesgarse” contra la extrema derecha. – Riesgo de ‘desconfianza’ – El tiempo en el cargo del centrista Macron se ha caracterizado por reformas destinadas a facilitar la vida de las empresas y el cortejo destacado de la inversión extranjera. Por el contrario, “no sabemos nada” sobre los planes del RN, dijo el jefe de una importante filial francesa de una firma industrial europea, bajo condición de anonimato. “Acabamos de ver los inicios de una reindustrialización durante 10 años, con políticas de oferta dando frutos. ¿Se mantendrá todo eso?” preguntó. Sin nombrar a ningún partido, la principal federación de empleadores MEDEF dijo a AFP que “comienza una nueva campaña en la que no compartimos ciertas visiones políticas, que son incompatibles con la competitividad empresarial y la prosperidad para nuestro país y conciudadanos”. Tales propuestas “conducirían inevitablemente a un mayor deterioro de nuestras finanzas públicas, y a recortes fiscales para hogares y empresas”, agregó. El grupo de pequeñas empresas CPME, por su parte, pidió que continúen las políticas de oferta, los recortes de emisiones de gases de efecto invernadero y las reformas del estado de bienestar. También advirtió sobre la abrumadora deuda de tres billones de euros de Francia, que la agencia de calificación Moody’s dijo el lunes corre el riesgo de ser rebajada debido a la “inestabilidad política potencial” de las próximas elecciones. “Cualquiera que emprenda reformas costosas sin tener en cuenta este elemento estaría exponiendo a Francia a un riesgo importante”, dijo el CPME. – ‘Electricidad baja en carbono esencial’ – Un sector con temores particulares por una victoria de la extrema derecha es la energía renovable, que ya lleva meses esperando una hoja de ruta del gobierno que se extiende hasta 2035. “Lo que está sucediendo es grave”, dijo Jules Nyssen, presidente de la Unión de Energías Renovables (SER). “Estamos en un estado de total inestabilidad, justo cuando necesitamos garantías legales y claridad”, añadió. “Nos va a costar mucho”. “Tenemos una hoja de ruta clara que necesitamos eliminar las emisiones de carbono”, dijo Nicolas de Warren, presidente de la asociación UNIDEN de grandes usuarios industriales de energía. “Lo esencial para nosotros es el acceso a electricidad baja en carbono a precios competitivos, ya sea nuclear o renovable”. En 2022, Le Pen prometió una flota de alrededor de 20 nuevos reactores nucleares, aunque su calendario de 2031 para entregar la mitad de ellos se consideró poco realista. Pero también es una oponente comprometida de la energía eólica, prometiendo un moratorio sobre nuevas construcciones y el desmantelamiento gradual de parques existentes, planes incompatibles con los compromisos climáticos de Francia. “Las leyes de la economía y la energía alcanzarán” al RN si llega al poder, dijo un proveedor de electricidad bajo condición de anonimato. “Necesitamos más energía barata. Construir nuclear lleva 10-15 años. ¿Qué hacemos mientras esperamos? ¿Y cómo atraemos fábricas de baterías si no queremos más coches eléctricos?”, agregó, citando otra de las preocupaciones de Le Pen.

LEAR  Agencia de ayuda de la ONU para Palestina informa que los 36 refugios en Rafah, Gaza están vacíos.