La audaz operación hizo poco por resolver los muchos desafíos que enfrenta el gobierno de Israel.

Durante meses, los israelíes solo habían escuchado sobre rehenes siendo asesinados o declarados muertos en Gaza. Las familias “afortunadas” eran aquellas cuyos seres queridos fueron recuperados por soldados, con gran riesgo, y llevados a Israel para su entierro.

Por lo tanto, el audaz rescate del sábado de cuatro rehenes vivos elevó instantáneamente la moral en Israel y ofreció una victoria momentánea, al menos, para el primer ministro del país, Benjamin Netanyahu.

Sin embargo, para el domingo, la euforia ya estaba dando paso a una dura realidad. El intenso asalto aéreo y terrestre que acompañó al rescate mató a decenas de palestinos, incluidos civiles, según funcionarios de salud de Gaza. Y la operación no logró resolver ninguno de los profundos dilemas y desafíos que afectan al gobierno israelí.

Ocho meses después de su agotadora guerra en Gaza, Israel todavía parece estar lejos de lograr sus objetivos declarados de desmantelar las capacidades militares y de gobierno de Hamas. Y los israelíes temen que el tiempo se esté agotando para muchos de los rehenes en Gaza. Aproximadamente un tercio de los 120 que quedan ya han sido declarados muertos por las autoridades israelíes.

Al mismo tiempo, el liderazgo de Israel está lidiando con una escalada de hostilidades en la frontera norte con Líbano y combatiendo un creciente aislamiento internacional y la condena por la guerra en Gaza, incluidas acusaciones de genocidio que están siendo escuchadas por la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

La misión de rescate “no resuelve ninguno de los problemas a los que Israel se enfrenta desde el 7 de octubre”, escribió Nahum Barnea, un destacado columnista político israelí, en el popular periódico Yediot Ahronot del domingo.

LEAR  ¿Cuál es el salario de Daniel Gafford en la NBA? Todos los detalles sobre su patrimonio neto, contrato con los Mavs y más

“Esto no resuelve el problema en el norte; no resuelve el problema en Gaza; y no resuelve la serie de otros problemas que amenazan a Israel en la arena internacional”, agregó.

La estabilidad del gobierno del Sr. Netanyahu, mientras tanto, está en juego.

La presión ha ido aumentando sobre el gobierno para llegar a un acuerdo con Hamas para la liberación de todos los rehenes restantes. Pero el destino de la propuesta de Israel de un alto el fuego y un intercambio de rehenes y prisioneros, como lo detalló el presidente Biden hace más de una semana, aún es incierto. La administración Biden y los funcionarios israelíes dicen que aún están esperando una respuesta formal de Hamas para determinar si las negociaciones pueden reanudarse.

Los israelíes ahora están debatiendo si la operación de rescate de rehenes ayudará o obstaculizará las perspectivas de dicho acuerdo, uno que, de llevarse a cabo, podría amenazar el poder del Sr. Netanyahu, con los ultraderechistas de su coalición gobernante jurando renunciar y derribar su gobierno.

El rescate de los cuatro rehenes probablemente reforzará los argumentos de aquellos que dicen que la presión militar israelí sobre Hamas y las operaciones terrestres continuas en Gaza son necesarias para llevar al resto de los rehenes a casa.

Pero para muchos israelíes y familiares de los numerosos rehenes restantes, el regreso de solo cuatro cristalizó lo obvio: que operaciones militares complejas probablemente solo puedan alcanzar a unos pocos y con gran riesgo y costo, tanto para la población civil en Gaza como para la población civil en Gaza.

El portavoz jefe de la milicia, el contraalmirante Daniel Hagari, dejó claro en una reunión con periodistas el sábado que, “Sabemos que no podemos realizar operaciones para rescatar a todos porque no siempre hay condiciones que lo permitan.” El mayor número de rehenes liberados, más de cien, fueron liberados en virtud de un acuerdo previo para un alto el fuego temporal.

LEAR  ¡Los Verdes han muerto! ¡Vivan los Verdes!

Y para Hamas, que perdió cuatro de sus fichas de negociación restantes el sábado, la operación mortal de Israel podría endurecer su postura. El grupo insinuó que la operación de rescate podría empeorar las cosas para los cautivos restantes.

“La operación representará un gran peligro para los prisioneros del enemigo y tendrá un impacto negativo en sus condiciones y vidas”, dijo el portavoz de la ala militar del grupo, Abu Obeida, en un comunicado el sábado.

Los expertos señalaron que algunos de los rehenes restantes podrían ser trasladados ahora de edificios de apartamentos civiles en superficie, como aquellos que albergaban a los cuatro rescatados el sábado, a túneles subterráneos donde serán más difíciles de alcanzar.