Furiosa: Reseña de la saga de Mad Max – Anya Taylor-Joy es tremenda mientras la persecución se reanuda | Película

“¡Mi infancia! ¡Mi madre! ¡Los quiero de vuelta!” Con este aullido de angustia, la joven Furiosa, interpretada por Anya Taylor-Joy, establece el tono de rabia vengativa que recorre la inmersiva y espectacular precuela de George Miller a su reinicio de Mad Max en 2015. Una vez más, están las secuencias de acción de convoy locamente colosales y extrañas que fusionan la noción de “persecución” y “combate violento” en una serie de delirantes concursos de alta velocidad entre motocicletas, camiones de 18 ruedas y paracaidistas armados que se atacan y disparan entre sí mientras zoom fanáticamente en la misma dirección. Los vehículos mismos son lo que hace que las películas de Mad Max sean tan extrañas. Muchas películas son llamadas “surrealistas”, pero estas extrañas y ritualísticas exhibiciones de vehículos gladiadores en la vaciedad rojizo-marrón realmente parecen algo de Giorgio de Chirico o Max Ernst.

Furiosa es la historia de origen de la glamorosa y valiente badass del primer film. Por cierto, no había visto una pérdida de brazo como esta desde que el guardiamarina de 11 años Blakeney tuvo su amputación a bordo del barco en Master and Commander – y él hizo un poco más de alboroto que Furiosa. Por supuesto, está ambientada en el vasto páramo postapocalíptico de Australia donde los señores de la guerra en sus diversos recintos gobiernan sobre preciadas reservas de alimentos, agua, municiones y combustible. Furiosa, interpretada en la primera película por Charlize Theron, estaba nominalmente al servicio del odioso jefe Immortan Joe; ella estaba a cargo de liderar partidas de saqueo contra rivales y enemigos, y destinada ella misma a ser una rebelde.

LEAR  Naomi Watts, Bella Ramsey y Odessa Young se unen al elenco del thriller 'Harmonia' - ¡Cultura OutLoud!

Ahora su yo más joven es interpretado por Taylor-Joy (y de niña por Alyla Browne) como una feroz joven guerrera superviviente que cumple efectivamente el papel de acción originalmente interpretado por Mad Max. Furiosa (y ese es realmente el nombre con el que comienza, no un apodo dado más tarde) era una niña que una vez formó parte de una comunidad tranquila de almas en un oasis oscuro pero ricamente fértil, un lugar progresista y pacífico que literalmente tenía turbinas eólicas. Es secuestrada y termina esclavizada por el Doctor Dementus, un villano extrañamente hilarante interpretado por Chris Hemsworth con el pelo largo y una prótesis nasal dudosa. Furiosa está destinada a pasar a manos del hideous Immortan Joe (ahora interpretado por Lachy Hulme) en cuyo servicio debe ayudar al conductor del camión, Praetorian Jack, interpretado por Tom Burke. Parece tener una conexión romántica totalmente platónica con Jack, pero el mundo de Mad Max es interesantemente asexuado, y ningún hombre, por brutal que sea, se atreve a hacer un movimiento sobre Furiosa. Pero todo esto lleva a su enfrentamiento final con el terrible Dementus.

Hemsworth se acerca mucho a robarse toda la película, pero Miller mantiene el humor bajo control ya que ese tipo de flexión cómica a veces puede desbaratarlo todo. Hemsworth es realmente muy entretenido cuando Dementus insiste en probar las lágrimas desoladas de Furiosa porque ha oído que las lágrimas de tristeza tienen un sabor diferente a las lágrimas de alegría. Con un toque en su lengua, reflexiona: “La tristeza es más picante – ¡sabrosa!” Lo pronuncia: “Pee-kwant” lo que de alguna manera lo hace mucho peor. También, en su arrogancia, insiste en conducir una falange de motocicletas como una especie de carro.

LEAR  Los desconocidos: Reseña del Capítulo 1 - revisión innecesaria del horror

En cierto sentido, Dementus es un personaje artificialmente ideado para darle a Furiosa alguien con quien enfrentarse, un señor de la guerra distinto de Immortan Joe. Pero Taylor-Joy y Hemsworth son una gran pareja y Taylor-Joy es una heroína de acción abrumadoramente convincente. Ella vende esta secuela.

Furiosa: Una saga de Mad Max se proyectó en el festival de cine de Cannes, y se estrenará en Australia el 23 de mayo, y en los EE. UU. y el Reino Unido el 24 de mayo.