Final a la vista para el trabajo en la microreserva de Aguamarina.

Los trabajos de reparación realizados en las últimas semanas en el sendero peatonal de la microrreserva de Aguamarina están llegando a su fin. El área, con el mayor valor ecológico en la costa de Orihuela, sufría de un aspecto abandonado y se había convertido en escenario de vertidos ilegales y tala.

El Ayuntamiento, consciente del número de personas atraídas a este embalse natural entre tanto hormigón, sacó a licitación el pasado febrero un contrato menor para la reparación del sendero peatonal por un valor de 19,121.87 euros (IVA incluido). Ahora los resultados de los trabajos pueden ser disfrutados tanto por turistas como por residentes.

Los trabajos consistieron en reparar escalones que se habían desmoronado en las entradas a la reserva. Se rellenaron y compactaron agujeros, se reemplazaron y repararon postes de madera que se habían soltado de la valla, mientras que también se repararon baches con ramas que bloqueaban el sendero y dificultaban el paso.

La reparación del sendero fue una medida muy demandada por la Asociación de Vecinos de Cabo Roig y Lomas, siendo una de las medidas urgentes que propusieron en su primera reunión con el Concejal Grao el año pasado. El verano pasado, la asociación denunció el depósito descontrolado de podas y el consiguiente riesgo de incendio, una de las principales razones por las que la Generalitat ordenó una acción inmediata de limpieza y acondicionamiento.

LEAR  Equipo USA y Japón llegan para la VNL en Manila.