Una vieja amistad que se niega a morir.

El Presidente Ruso Vladimir Putin ha llegado a la capital vietnamita de Hanoi en la segunda parada de una gira por Asia Oriental. El viaje, que viene después de su lujosa visita a Corea del Norte, está siendo interpretado como una demostración del apoyo diplomático que Rusia aún disfruta en esta región. Estados Unidos ha criticado la visita por dar una plataforma al Presidente Putin para promover su guerra de agresión en Ucrania. Vietnam aún valora los lazos históricos que tiene con Rusia, incluso mientras trabaja para mejorar su relación con Europa y Estados Unidos. En un pequeño parque en Ba Dinh, el barrio político de Hanoi, una estatua de Lenin de cinco metros de altura representa al revolucionario ruso en pose heroica. En su cumpleaños cada año, una delegación de altos funcionarios vietnamitas depositan solemnemente flores y inclinan la cabeza ante la estatua, un regalo de Rusia cuando aún era la Unión Soviética. Los lazos de Vietnam con Rusia son estrechos y se remontan a muchas décadas atrás, a la ayuda militar, económica y diplomática vital que la Unión Soviética brindó al nuevo estado comunista en el norte de Vietnam en la década de 1950. Vietnam ha descrito su relación como “llena de lealtad y gratitud”. Después de que Vietnam invadió Camboya en 1978 para derrocar al régimen asesino de los Jemeres Rojos, fue aislado y sancionado por China y Occidente, y dependió en gran medida de la asistencia soviética. Muchos vietnamitas mayores, incluido el poderoso secretario general del partido comunista, Nguyen Phu Trong, estudiaron en Rusia y aprendieron el idioma. Hoy en día, la economía de Vietnam ha sido transformada por su integración en los mercados globales. Rusia ha quedado muy rezagada respecto a China, Asia, Estados Unidos y Europa como socio comercial. Pero Vietnam sigue utilizando principalmente equipos militares fabricados en Rusia, y depende de asociaciones con compañías petroleras rusas para la exploración de petróleo en el Mar del Sur de China. La invasión de Ucrania presentó a Vietnam un desafío diplomático, pero hasta ahora ha logrado cumplirlo. Ha optado por abstenerse en las diversas resoluciones de las Naciones Unidas que condenan las acciones de Rusia, pero ha mantenido buenas relaciones con Ucrania e incluso ha enviado ayuda a Kiev. También comparten un legado de la era soviética; miles de vietnamitas han trabajado y estudiado en Ucrania. Todo esto está en línea con los principios de política exterior de Vietnam de ser amigos de todos pero evitar las alianzas formales, lo que el liderazgo del partido comunista ahora llama ‘diplomacia de bambú’, flexionando con los vientos de la rivalidad entre las grandes potencias sin tener que tomar partido. Es por eso que Vietnam ha mejorado rápidamente sus relaciones con Estados Unidos, un país contra el que sus líderes mayores lucharon en una guerra larga y destructiva, en aras de buscar mercados lucrativos para las exportaciones vietnamitas y equilibrar sus estrechos vínculos con su gigante vecino China. Estados Unidos ha objetado la visita oficial del Presidente Putin a Vietnam argumentando que socava los esfuerzos internacionales para aislarlo, pero difícilmente puede sorprenderse. Además de los vínculos históricos especiales con Rusia, el sentimiento público en Vietnam sobre la guerra en Ucrania es más ambivalente que en Europa. Hay cierta admiración por Putin como un hombre fuerte que desafía al Occidente, y escepticismo, alimentado en parte por comentarios en redes sociales, sobre las afirmaciones de Estados Unidos y Europa de estar defendiendo el derecho internacional. Esto también es cierto en otros países asiáticos, donde la guerra en Ucrania se ve como una crisis lejana. En Tailandia, por ejemplo, un histórico aliado militar de Estados Unidos que estuvo en el bando opuesto a Rusia durante la Guerra Fría, la opinión pública está igualmente dividida que en Vietnam. Los tailandeses también valoran los vínculos aún más antiguos entre su monarquía y los zares pre-revolucionarios de Rusia, y el gobierno tailandés mantiene estrechos lazos con Rusia hoy en día, valorando la contribución que millones de rusos hacen a su industria turística. Cuánto tiempo Vietnam mantendrá su camaradería con Vladimir Putin es menos claro. Ya está buscando fuentes alternativas de equipos militares, pero terminar su actual dependencia de Rusia llevará años. Una serie de renuncias de alto nivel dentro del partido comunista recientemente sugieren intensas rivalidades internas sobre la próxima generación de líderes, y, potencialmente, sobre la dirección que tomará el país. Pero todavía no se habla de abandonar la ambición de ser amigos de todos y enemigos de nadie.

LEAR  Cuerpo de adolescente desaparecido es encontrado en España tras una búsqueda exhaustiva.