Una historia de un zapatero de Soller

La clienta se está poniendo un zapato plano y probando su comodidad y adecuación dando unos pasos hacia adelante y hacia atrás en la tienda. La apariencia ya la ha convencido: el zapato está hecho de dos tonos armonizantes de cuero y lona. “Sí, encaja”, dice la mujer con una sonrisa satisfecha. “Los compraré”.

“Estos zapatos son muy populares en verano debido a la combinación de telas. Vienen en todos los colores y a menudo se usan con vaqueros”, explica María Mira, también conocida como Maruja, quien dirige un negocio de fabricación de zapatos y una zapatería en Soller con su hermano y su hijo. Ella es responsable del corte y la costura. “No puedo imaginar un trabajo más hermoso”, dice. Luego, el hermano y el hijo ensamblan los zapatos y los pegan. Dominaron el oficio hace mucho tiempo.

Mira dirige un negocio de fabricación de zapatos y una tienda en Soller con su hermano y su hijo, y ha convertido zapatos funcionales típicos de la isla en una tendencia colorida.

En 1975, Mira y su hermano Paco abrieron una tienda en Puerto Soller, donde fabricaban y vendían productos de cuero como cinturones, bolsos, sandalias y sombreros. “Pero cómo surgió todo es una historia extraña”, dice con una sonrisa. “Mi hermano trabajaba como vendedor en una tienda hippie en Palma que vendía cinturones de cuero. El trabajo lo hizo curioso. En algún momento, Paco agarró un trozo de cuero y lo usó para hacer un par de sandalias, un sombrero y un bolso”, recuerda Mira. Como siempre le había apasionado la costura, se unió a su hermano. “Simplemente no sabíamos qué hacer con los productos”.

LEAR  Película de Trump El Aprendiz: 'No creo que sea una película que le desagradaría', dice el director | Cine

Sin embargo, después de que su padre descubriera el potencial de sus hijos, los apoyó financieramente y los ayudó a abrir una tienda en Puerto Soller. Y el negocio iba bien, especialmente durante la temporada. En invierno, sin embargo, la zona estaba desierta, por lo que trasladaron el taller y la tienda a Soller mismo.

Mira y su hermano Paco utilizan varios colores para sus calzados y así han creado una mayor demanda.

“Después de unos 20 años, los cinturones, sombreros y bolsos que fabricábamos pasaron de moda. Tenían un toque de los años 70 y la gente simplemente nos llamaba ‘los hippies del puerto'”, dice Mira. Así que continuaron vendiendo solo las sandalias coloridas y se enfocaron en los zapatos. Se les ocurrió la idea cuando un proveedor, que siempre vendía zapatos de trabajo, conocidos como porqueres, en Soller y los alrededores, les dijo a la familia que estaba vendiendo las sandalias coloridas. Les dijo a la familia que iba a abandonar el negocio. Sin embargo, solo unas pocas personas en la isla, lejos de Soller, podían hacer los zapatos. Así que era hora de que los hermanos se hicieran cargo del comercio y del vacío en el mercado que se había abierto.

“Estos son los ‘porqueres’. Son ideales para trabajar en los campos o con los cerdos. Los agricultores usan los zapatos durante la cosecha para facilitar la escalada a los olivos si es necesario”, explica Mira. “Y estos son los patateras, botas que se usan durante la cosecha de patatas.” Señala las solapas de los zapatos, que están en la parte superior y no en el interior como es habitual. “Cuando la gente camina por los campos, la suciedad no puede entrar en los zapatos. Con una solapa en el interior, el zapato tendría que limpiarse constantemente de suciedad”.

LEAR  Catral licita la construcción de una nueva escuela.

En el pasado, los zapatos solo estaban destinados al trabajo en los campos, pero hoy también son populares entre los lugareños y los turistas.

Antes, los porqueres solo estaban disponibles en un color. “Sin embargo, como siempre quedaban algunos trozos de cuero de las sandalias coloridas, empecé a usar estos trozos en los porqueres. Esa fue una buena idea, porque la demanda crecía. Los zapatos de trabajo se convirtieron en un zapato para todos los días y para todos. Muchos estudiantes, en particular, usan las patateras en muchos colores diferentes, creando una verdadera tendencia”.

Los porqueres están a la venta desde 68 euros. “La gente siempre quiere negociar porque han visto modelos similares y más baratos en el mercado. Pero difieren mucho en cuanto a material y calidad. Algunos de nuestros clientes han estado usando los zapatos durante 20 años. Otros zapatos ciertamente no duran tanto”, enfatiza Mira.

Mira es principalmente responsable de los cortes de cuero y la costura. Su hermano y su hijo ensamblan los zapatos.

Un cliente alemán le dijo que los zapatos hechos a mano seguramente no estarían disponibles por menos de 150 euros en Alemania. “Así que nuestro precio es perfectamente aceptable y no demasiado alto”. Porque la calidad tiene su precio.

Su hijo Jaume ha decidido tomar el relevo del negocio en algún momento. “Ya está aportando un aire fresco. Estoy encantada con eso”.

Colaboración con TUI

Apoyo de la industria turística: el proyecto está patrocinado por el grupo turístico líder en Europa, Tui, y su Fundación Tui Care. La iniciativa se fundó en 2016 con el objetivo de apoyar proyectos sostenibles en los destinos. La fundación se centra en el potencial del sector turístico como motor de desarrollo social, educación y prosperidad. El Grupo promueve el turismo sostenible en cooperación con la población local.

LEAR  Clima en Palma para el 17 de mayo de 2024