Un punto de inflexión: Escasez de órganos y el futuro de los trasplantes

Los cirujanos de trasplantes están constantemente luchando contra probabilidades insuperables en su búsqueda por salvar vidas. Esto especialmente se pone en juego con el desafío más apremiante de todos: la escasez crítica de órganos. Esta lucha entre la alta demanda y la disponibilidad insuficiente de órganos es universal en el campo de los trasplantes y fue exacerbada por la pandemia de Covid-19. 

Los avances en la investigación médica y la tecnología se han convertido en una bendición mixta en el trasplante. Si bien el progreso en la investigación, como los medicamentos inmunosupresores, ha llevado a una mejora significativa en las tasas de supervivencia post-trasplante, este éxito también aumenta la demanda ya alta. Cada vez más pacientes califican para trasplantes, lo que convierte en el problema más apremiante de hoy en día en el campo de los trasplantes abordar estas escaseces de órganos. 

Cerrando la brecha en los trasplantes de órganos: Poder en tecnología, datos y apoyo

Los avances en el campo médico pueden ser alentadores y tranquilizadores a medida que los pacientes esperan ver resultados más rápidos y exitosos, pero también hay riesgos involucrados al implementar cambios. Las técnicas de vanguardia podrían ser la próxima innovación que salve vidas, pero aún requieren mucha investigación y exploración. Los expertos en trasplantes están ansiosos por obtener más datos y análisis predictivos para hacer realidad nuevas oportunidades. 

Además de la importancia de los datos, también hay impactos sociológicos de la donación de órganos. Ya sea que un individuo decida donar su órgano o tejido en honor a un ser querido, para devolver a la comunidad o por alguna otra razón, su bienestar emocional y psicológico debe ser considerado. Los profesionales médicos pueden apoyar las necesidades emocionales de los donantes preventivos o vivos a través de la consejería y la construcción de sólidos sistemas de apoyo. Del mismo modo, los receptores también pueden experimentar miedo y ansiedad en torno a la esperanza de adquirir un donante y asumir la responsabilidad de tomar los órganos de otra persona. Los sistemas médicos deben preparar a ambas partes con apoyo emocional, comunicación transparente y evaluaciones psicológicas claras. 

LEAR  Retrasos esperados en las carreteras debido a los conciertos en vivo de Parklife y Co-op

Innovación en la encrucijada: Estrategias para un futuro sostenible

Cuando se abordan las escaseces de órganos, los profesionales médicos no solo miran a los programas de donantes fallecidos. Los programas de donantes vivos se están convirtiendo en una fuente confiable con individuos altruistas que donan un riñón o una porción de su hígado para trasplantes. A pesar del éxito de estos programas en algunas regiones, algunos plantean preocupaciones éticas en torno a confirmar que la decisión de un donante es verdaderamente autónoma para evitar la coerción y la manipulación. Los donantes vivos deben requerir asesoramiento previo a la donación y una atención de seguimiento sólida para garantizar que su salud y bienestar sean priorizados y no sean descuidados después de su generosa donación.

Además, existen nuevos programas como la donación emparejada, que conectan parejas de donantes-receptores incompatibles con otros para asegurar que todos los que necesitan un trasplante estén emparejados. La creación de una red más amplia de donantes y receptores permite a los profesionales de la salud aumentar la identificación de coincidencias compatibles y, en última instancia, trasplantar más órganos que salvan vidas. 

Aunque estos procesos más nuevos tienen como objetivo aumentar la cantidad de órganos viables, los expertos también están explorando otras opciones como la perfusión con máquina e incluso el desarrollo de órganos artificiales. Los riñones e hígados deben preservarse a largo plazo para mantener el órgano viable después de la donación. La investigación en torno a la bioimpresión y los materiales biocompatibles también continúa desarrollándose, creando aún más potencial para salvar vidas. 

Con esta amplia variedad de oportunidades en trasplantes y cultivo de órganos, tanto los receptores como los donantes pueden sentirse más optimistas sobre la donación, sabiendo que estarán en buenas manos con los profesionales médicos que los asisten en este proceso intenso. 

Se necesita una aldea: Crecimiento político y educativo en la donación de órganos

Nosotros, como comunidad, todos podemos concienciar sobre la necesidad de órganos para apoyar a los pacientes trasplantados. Ya sea a través de campañas de concienciación pública o trabajando con los responsables políticos, el público y los líderes gubernamentales pueden trabajar para mostrar el valor de la donación como una forma de devolver a la comunidad. 

LEAR  Netanyahu promete continuar la guerra a pesar de la condena de los ataques aéreos.

Los donantes y sus familias también desean asegurarse de que sus órganos se utilicen, lo que requiere la necesidad de implementar protocolos claros como los programas de donación controlada después de la muerte circulatoria (DCD). 

Además de la política, las campañas educativas también pueden ayudar a desacreditar falsas creencias en torno a la donación de órganos. Los líderes comunitarios pueden trabajar juntos para llegar a nuevas comunidades que pueden no estar al tanto de cómo donar. Los donantes y receptores también pueden compartir historias sobre sus experiencias personales que pueden inspirar a la próxima generación a considerar cómo pueden ayudar a alguien necesitado. 

Aunque el público tiene un gran impacto en cambiar la percepción general de la donación de órganos, los profesionales de la salud también pueden hablar con sus pacientes y sus familias sobre el proceso. Dada la sensibilidad en torno a los trasplantes de órganos, los profesionales de la salud deben estar preparados con herramientas para navegar conversaciones en un espacio seguro para ayudar a disipar falsas creencias y abordar preocupaciones legítimas. Al seguir manteniendo una conversación abierta con los profesionales de la salud, los pacientes necesitados y sus familias estarán más preparados con las herramientas y la educación necesarias para navegar este proceso estresante hacia una experiencia potencialmente conmovedora. 

Construyendo un futuro de abundancia en la donación de órganos

El proceso de trasplante puede ser una experiencia emocional intensa para todos los involucrados, incluidos los cirujanos que presencian el costo de las escaseces de órganos todos los días. A pesar de los muchos desafíos que existen en el campo de los trasplantes, los profesionales médicos y los expertos en trasplantes están trabajando arduamente para implementar tantas soluciones como sea posible. A través de muchos años de investigación para explorar técnicas de preservación de órganos y opciones alternativas para asegurar órganos viables, hay progreso todos los días hacia que más personas reciban la ayuda que necesitan. 

LEAR  Cómo la Inteligencia Artificial Puede Ayudar a Resolver el Problema de Datos en la Salud

Foto: Getty Images, erhui1979

David Mulligan, MD, FACS, FAST, FAASLD, es un cirujano de trasplantes de órganos abdominales que realiza trasplantes de hígado, riñón y páncreas tanto de donantes vivos como fallecidos. Actualmente se desempeña como Profesor de Cirugía, Trasplantes e Inmunología en el Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina de Yale/Yale New Haven Health System. Su enfoque clínico y académico gira en torno al trasplante de hígado de donante vivo, la expansión de la donación y el trabajo en formas de utilizar sistemas de perfusión de órganos ex vivo. El Dr. Mulligan ha realizado más de 250 trasplantes de donantes vivos y ha escrito más de 180 publicaciones. También ha servido en numerosas juntas editoriales internacionales y ha contribuido a la supervisión y recomendaciones sobre los impactos de Covid-19 en el trasplante de órganos sólidos en Estados Unidos. El Dr. Mulligan es el ex presidente de UNOS/OPTN y Director de Innovación y Tecnología de Trasplantes en la Universidad de Yale. 

Matthew Cooper, MD, FACS, FAST es el Jefe de Trasplantes, Director de Trasplante de Órganos Sólidos y Profesor de Cirugía en el Medical College of Wisconsin. Es el Profesor Distinguido Mark B. Adams de Cirugía. Sus intereses clínicos incluyen el trasplante de riñón y páncreas en niños y adultos; particularmente el uso de órganos marginales y ha presidido varios grupos de trabajo nacionales. Ha escrito más de 280 manuscritos revisados por pares, 300 resúmenes y 12 capítulos de libros. El Dr. Cooper está involucrado en actividades de trasplante de órganos tanto a nivel nacional como internacional. Es un ex presidente de UNOS/OPTN y miembro de la Junta Directiva de varias organizaciones nacionales

Esta publicación aparece a través del programa MedCity Influencers. Cualquiera puede publicar su perspectiva sobre negocios e innovación en atención médica en MedCity News a través de MedCity Influencers. Haga clic aquí para averiguar cómo.