Tumbonas, sombrillas, bares de playa

El ayuntamiento de Muro ha obtenido permiso para aumentar el mobiliario de playa en 240 hamacas y 120 sombrillas. Esta nueva autorización representa aproximadamente el 34 por ciento de los elementos que se ordenaron retirar por Costas en el verano de 2023 debido a preocupaciones por la sobreocupación de las arenas de la playa. Esta decisión es un alivio para la administración local, que había estado presionando para una reconsideración de la reducción del año pasado.

Durante meses, el ayuntamiento de Muro había estado esperando una respuesta a su solicitud de reconsiderar la cantidad de mobiliario de playa que se había ordenado retirar en 2023. La urgencia del asunto se vio agravada por el inicio de la temporada turística, que es crucial para la economía local. “Hemos recibido autorización para recuperar alrededor de 240 hamacas y 120 sombrillas; esto nos permitirá restablecer parte de los servicios eliminados el año pasado y también recuperar parte de los ingresos perdidos por la operación de las playas”, explicó Miquel Porquer, el alcalde de Muro. Esta aprobación se ve como un paso positivo hacia la restauración del equilibrio de las comodidades de la playa y los ingresos municipales.

El verano pasado, Costas ordenó la retirada de aproximadamente 750 hamacas y 300 sombrillas de la playa, citando una ocupación excesiva del dominio público. En ese momento, el Ayuntamiento de Muro gestionaba 3.900 hamacas, de las cuales el 20 por ciento tuvo que ser retirado. En respuesta, el ayuntamiento presentó una solicitud para recuperar parte del mobiliario de playa perdido. Ahora, con el Gobierno Balear asumiendo algunas responsabilidades de gestión costera, la solicitud ha sido concedida, marcando una victoria significativa para la administración local.

LEAR  Mejores Bares de Sushi en Palma « Euro Weekly News

A pesar de este progreso, el Ayuntamiento de Muro aún no ha recibido la aprobación para la reapertura de las terrazas de los restaurantes de playa, que implica regulaciones específicas sobre el número de sillas y mesas permitidas en la arena. “Presentamos solicitudes individuales para cada restaurante de playa, pero ahora nos piden que las consolidemos en una solicitud conjunta”, señaló Porquer. Este retraso continúa obstaculizando la capacidad operativa total de los servicios de playa, afectando tanto a los proveedores de servicios como a los turistas.

La temporada turística oficial comenzó el 1 de mayo con la incorporación de servicios de socorristas. Sin embargo, el Ayuntamiento de Muro ha enfrentado desafíos para finalizar la operación de estos servicios debido a diversos problemas burocráticos, incluidas autorizaciones pendientes y desacuerdos técnicos con los contratistas seleccionados. Estos obstáculos han creado complicaciones adicionales, pero la administración local sigue centrada en resolver estos problemas para garantizar una experiencia de playa fluida y segura para todos los visitantes.