Reseña del álbum: Megan Thee Stallion, ‘MEGAN’

Un nuevo álbum de Megan Thee Stallion tiene que venir con la promesa de ser a la vez su más feroz y personal hasta la fecha, y uno llamado MEGAN ciertamente no es diferente. Incluso la estilización del título establece un tono específico: al igual que su segundo álbum, Traumazine de 2022, se centra en el viaje de la nativa de Houston más que cualquiera de sus alter egos, pero los oyentes deben esperar menos tristeza y trauma, más fuego directo. Se supone que es ruidoso y exuberante, un recordatorio de que aunque el dolor, la traición y el escrutinio público puedan seguir pesando mucho sobre ella, no permitirá que pesen en su música. Al mismo tiempo, al igual que todos sus LP anteriores, el álbum lanzado de forma independiente intenta resistir la presión de demostrar constantemente la habilidad y versatilidad de Megan, lo que le impide, aunque sea capaz, usar el espacio para correr mayores riesgos y realmente adentrarse en su historia.

El impulso de dar a los oyentes un poco de todo es justificable, especialmente para una rapera femenina en el nivel de Megan. Después de todo, el meme que hirió a su colaborador de una vez es “Ve chica, no nos des nada”. Ella tiene que presentarse de nuevo en cada ciclo de lanzamiento, de ahí la imagen serpenteante prevalente en los primeros sencillos de MEGAN: de álbum en álbum, incluso de pista en pista, Megan tiene que mudar su piel y continuar su evolución. Dos de ellos, títulos en mayúsculas, a diferencia del resto del álbum, enmarcan el álbum, y el otro, ‘BOA’, se coloca en el medio. Pero en lugar de marcar un tipo de arco narrativo, sirven para señalar el tema de renacimiento que debería unirlo todo, cuando realmente se siente cursi y forzado. Megan es mucho mejor para transmitir su punto a través de su entrega, que es tan mordaz y bulliciosa como siempre, aunque no es lo suficientemente multifacética como para llenar una lista de 18 canciones sin cometer algunos errores.

LEAR  Semana del Sexo Anuncia Nuevo EP, Comparte Nuevo Sencillo 'Cockpit'

Megan sabe qué aumentará la temperatura, y abre el álbum con una serie de desaires: ‘HISS’ generó polémica desde el principio y se convirtió en su primer número uno en solitario, pero su continuación directa, ‘Rattle’, es aún más afilada mientras ella gruñe: “Esta chica no tiene nada sobre mí, ella piensa que es TMZ.” (‘Figueroa’ vale la pena mencionarla por la línea “Soy una malcriada, no una Barbie,” pero no mucho más.) Sin embargo, cuanto más fríos e insistentes se vuelven sus ataques, más su sentido de carisma y humor se desvanecen, y el ímpetu del álbum sufre como resultado. Para ‘BOA’, su bravuconería se vuelve trillada y poco inventiva. Afortunadamente, hay suficientes éxitos para mantener las cosas refrescantes: el muestreo de Jujutsu Kaisen en ‘Otaku Hot Girl’ y el ‘Mamushi’ asistido por Yuki Chiba se sienten como exhibiciones sinceras de su aprecio por la cultura japonesa en lugar de intentos de crossover descuidados, mientras que ‘Where Them Girls At’ marca todas las casillas de un himno de rap bailable exitoso, incluso si lo ha logrado antes. El rap pop de empoderamiento propio de ‘Worthy’, por otro lado, se desempeña mucho peor.

En lugar de abarrotar sus álbumes, Megan es más efectiva al mostrar su rango cuando lo deja brillar a través de pistas individuales, siendo innovadora tanto en producción como en lírica. Volteando abiertamente una muestra del éxito de los años 80 de Teena Marie ‘Out on a Limb’, ‘B.A.S’ iguala la dinámica de una relación tóxica con un verso invitado del miembro del grupo de drill de Brooklyn 41, Kyle Richh, y Megan se asegura de que estemos prestando atención con un comienzo realmente loco: “Ese no es mi novio, realmente es más como mi bidé / Le gusta despertar con el trasero en su cara.” Ella es mucho más graciosa, y sale victoriosa, cuando es juguetona e irreverente en lugar de afirmar repetidamente su dominio, enfrentar a los críticos y lanzar la red más amplia, incluso si eso es exactamente lo que la industria espera de ella.

LEAR  En el aniversario del Submarino Titan en Titán, el mundo repiensa la exploración en las profundidades marinas.

“Lo único que recibirá esta noche esta cabeza es mi almohada,” declara Megan, hilarantemente, en el penúltimo ‘Moody Girl’, y en este punto, estamos bastante agotados por toda la polémica también. Que termine el álbum con algunas de sus canciones más vulnerables hasta la fecha no va exactamente en contra de la corriente; esta versatilidad es más o menos un requisito, sin embargo, cada círculo se ve igual. Aún así, es difícil pensar en un artista, y mucho menos en uno tan popular, cuya presencia pueda seguir siendo tan dominante mientras entrega la línea “¿Cómo puede alguien tan bendecido querer cortarse las muñecas?” en el sencillo principal y la pista de cierre de su nuevo álbum. Puede que sea un poco caótico, pero no hay nada fuera de lugar, o en lo más mínimo vergonzoso, acerca de MEGAN.