Protestas en Kenia, reducidas pero determinadas, exigen la renuncia del presidente.

Manifestantes regresaron a las calles de Kenia el jueves, algunos de ellos exigiendo la renuncia del presidente William Ruto, a pesar de su anuncio un día antes de que estaba abandonando un proyecto de ley fiscal que provocó manifestaciones a gran escala en las que murieron casi dos docenas de personas.

Las multitudes en Nairobi, la capital, eran mucho más pequeñas que las del martes, cuando decenas de miles de manifestantes inundaron el centro de la ciudad mientras los legisladores debatían y luego aprobaban la controvertida legislación. Esa manifestación se volvió violenta cuando la gente asaltó el edificio y prendió fuego a partes de él, y grupos de derechos humanos dicen que al menos 23 personas murieron y más de 300 resultaron heridas cuando la policía usó gas lacrimógeno y balas en su contra.

El jueves, se podía ver una fuerte presencia policial y militar en toda la capital, con agentes en autos y camiones y a caballo resguardando las carreteras que conducen al Parlamento, la residencia oficial del presidente y varias calles del centro. Gran parte del distrito comercial central permanecía cerrado mientras los oficiales de policía perseguían y lanzaban gas lacrimógeno a multitudes más pequeñas que agitaban rosas blancas.

Algunos activistas y líderes políticos de la oposición habían instado a los manifestantes a no marchar hacia la residencia oficial del presidente en Nairobi el jueves por temor a más derramamiento de sangre. Pero otros dijeron que los asesinatos, disparos y secuestros de quienes se oponen a los aumentos de impuestos en los últimos días, que según los activistas fueron algunos de los días más sangrientos de la historia reciente de Kenia, no los disuadirían de presionar a Ruto para que renuncie.

LEAR  El clima del lunes en Mallorca.

“Estaremos en estas calles hasta que Ruto se vaya”, dijo John Kimani, de 25 años, quien protestaba en Nairobi. “Nadie puede decirnos lo contrario.”

Hasta el anuncio del presidente el miércoles de que no firmaría el proyecto de ley financiera, Ruto había defendido sus medidas como necesarias para aumentar los ingresos y evitar la suspensión de pagos de una deuda de miles de millones de dólares que el gobierno debe a sus acreedores.

Al reunirse los manifestantes el martes para lo que denominaron “Ocupar el Parlamento” y algunos irrumpieron en el edificio legislativo, Ruto calificó sus actividades de “traición” y dijo que desplegaría al ejército para apoyar a la policía en sofocar las protestas.

Esa decisión de enviar a las fuerzas armadas ha sido calificada de inconstitucional, y la Sociedad de Derecho de Kenia está demandando para poner fin a ello.

“El presidente no ha respetado la voluntad general del pueblo”, dijo Jimmy Magero, un manifestante en Kisumu, una ciudad bastión de la oposición a lo largo del lago Victoria. “No puede gobernar sobre nosotros por la fuerza si decimos que ya es suficiente.”

Las protestas lideradas por jóvenes en Kenia comenzaron la semana pasada, con opositores argumentando que el proyecto de ley aumentaría drásticamente el costo de vida. Incluso cuando la coalición gobernante de Ruto eliminó algunos de los nuevos impuestos propuestos, muchos activistas y legisladores de la oposición del Parlamento rechazaron el proyecto de ley.

El portavoz del gobierno, Isaac Mwaura, pidió a los kenianos que dejaran de marchar en las calles el jueves. “No ayudemos a quienes no desean el bien de nuestro país organizando protestas para desestabilizarnos”, dijo en un comunicado. “Kenia es el único país que tenemos.”

LEAR  España, Noruega e Irlanda reconocen el Estado Palestino, aislando aún más a Israel.

Pero muchos no se dejaron disuadir.

En Kisumu, docenas de manifestantes intentaron llegar a la residencia presidencial pero fueron rechazados por la policía. La mayoría de las tiendas en el centro de Kisumu estaban cerradas mientras el tráfico se detenía y la policía colocaba barricadas para evitar que los manifestantes accedieran a algunas calles principales.

Protestas similares estallaron en la ciudad portuaria de Mombasa, donde los manifestantes coreaban “Ruto debe irse”. Los manifestantes también bloquearon la autopista Migori-Kisii en el oeste del país, quemando neumáticos y arrojando piedras a la policía.

Según la Sociedad de Derecho de Kenia, una organización paraguas de los abogados del país, alrededor de 50 jóvenes kenianos habían sido secuestrados para el miércoles. Para el jueves, algunos de los secuestrados habían sido liberados por las autoridades, pero varios otros habían desaparecido, dijo la presidenta de la Sociedad de Derecho, Faith Odhiambo.

El vicepresidente del país, Rigathi Gachagua, ha culpado de la espiral de violencia al Servicio Nacional de Inteligencia. Dijo el miércoles por la noche que la agencia no informó adecuadamente al presidente sobre la ira en las calles, y pidió la renuncia de su director, Noordin Haji.

Pero los observadores dijeron que las protestas en curso surgieron de la indignación pública que ha ido en aumento contra Ruto desde que asumió el cargo en 2022.

A pesar de que hizo campaña con la promesa de aliviar los desafíos que enfrentan los pobres, el gobierno de Ruto ha aumentado los impuestos, eliminado los subsidios y aumentado los costos de la electricidad. También ha introducido varios impuestos sobre salarios que los tribunales han suspendido o considerado inconstitucionales.

LEAR  Las cocinas al aire libre son la última tendencia inmobiliaria en España - ¿pero cuáles son los mejores materiales para usar?

Después de que Ruto retirara el proyecto de ley el miércoles, el F.M.I. dijo que estaba “comprometido a trabajar junto con Kenia para trazar un curso hacia un crecimiento robusto, sostenible e inclusivo”.

Aun así, los manifestantes en Kenia encontraron otro partidario en su enojo hacia el F.M.I.: la representante Ilhan Omar de Minnesota. La congresista dijo el miércoles que las “condiciones de austeridad recomendadas por el F.M.I. han contribuido a las dificultades económicas que enfrentan los ciudadanos kenianos”.

Agregó: “Estas medidas a menudo afectan de manera desproporcionada a las poblaciones más vulnerables.”

Odera Wycliffe contribuyó con la información desde Kisumu, y Mohamed Ahmed desde Mombasa.