Los Vigilantes (también conocidos como Los Observados) crítica – La hija de M. Night Shyamalan nos cuenta una vieja historia absurda | M. Night Shyamalan

Es un gran año para el clan Shyamalan, que se expande con valentía en el centro de atención con una velocidad tan desenfrenada que uno asume que también podría estar en camino un reality show acompañante. Este verano, la cantante Saleka Shyamalan protagonizará como una estrella del pop en el thriller Trap de su padre M Night, liderado por Josh Hartnett, habiendo contribuido previamente con canciones para su programa de Apple Servant y el thriller de 2021 Old. Antes de eso, el cineasta ganador de un Oscar también está lanzando el debut como directora de su hija Ishana en los cines, la película de fantasía y terror irlandesa The Watchers (extrañamente rebautizada como The Watched para el Reino Unido e Irlanda), su hija del medio ya ha trabajado con él tanto en la pantalla grande como en la pequeña. Es difícil separar su película completamente de tal linaje; de hecho, la publicidad insiste claramente en que no lo hagamos, y aunque hay recordatorios de la obra de su padre aquí, son demasiado a menudo de sus películas de las que preferiríamos no ser recordados…

Cuando las cartas se juegan más cerca, hay cierta intriga impulsiva en el predicamento en el que se encuentra la heroína Mina (Dakota Fanning). Es una solitaria estadounidense que vive en Irlanda, trabajando melancólicamente en una tienda de mascotas durante el día y encontrándose con desconocidos por las noches. Es enviada en un viaje para entregar un pájaro único a un zoológico de Belfast, pero su viaje allí de alguna manera la lleva al medio de un misterioso bosque que mata la tecnología, con su teléfono y coche muertos en cuestión de minutos. Después de intentar, y fallar, en encontrar una salida, es atraída hacia un edificio solitario donde hay tres personas refugiándose (la revelación bárbara Georgina Campbell, el ex actor infantil Oliver Finnegan y la actriz de teatro irlandesa convertida en estrella del terror Olwen Fouéré). Luego le cuentan la inusual situación en la que se encuentran y las estrictas reglas que deben cumplir. Hay criaturas indefinidas viviendo en el bosque que solo salen cuando se va la luz del sol y insisten en observar a los habitantes humanos a través de una ventana unidireccional.

LEAR  Salman Rushdie será el sujeto de un documental inspirado en sus memorias "Cuchillo" | Salman Rushdie

Es un goteo familiar de misterio que configura una serie de preguntas de las que empezamos a exigir respuestas satisfactorias, basadas en el pasado de Mina insinuado en flashbacks, los orígenes de las criaturas ocultas y la confiabilidad general de la situación. Pero mientras somos impulsados por un deseo de conocer los secretos de la película, convencidos de que como padre, como hija, se acerca un giro, desde el principio está claro que estamos siendo guiados por manos mucho menos firmes. Como escritora, Ishana es a menudo distraídamente torpe, tropezando con el material fuente de AM Shine en sus intentos de explicar la situación de Mina, Fouéré forzada una vez más en el cada vez más molesto papel de oráculo del género (lo interpretó justo el mes pasado en Tarot, otra película de terror desechable). Hay tantas descargas de información desgarbadas que a veces se siente más como un videojuego elevado, personajes esperando a que nos acerquemos lo suficiente para que puedan vomitar aún más lore escrito de forma robótica. Inicialmente la película recuerda a The Village, una película que también vio a personajes obligados a obedecer reglas o arriesgarse a la ira de monstruos invisibles, pero por defectuosa que pudiera haber sido esa película, al menos estaba construida sobre una base más sólida.

A medida que avanza The Watchers/Watched y se vislumbra el panorama general, una serie de momentos efectivos (una revelación nocturna de lo que se enfrenta está hábilmente iluminada y diseñada como una pesadilla, mostrando que Ishana puede ser una mejor directora que escritora) se pierden en un lío de mitología ridícula y pobres intentos de simbolismo en torno a temas importantes. Hay guiños hacia la televisión de realidad, las redes sociales, la inteligencia artificial, el colonialismo y el inevitable trauma que es la palabra de moda en el horror, pero todo lo que hacen es hacer que la inevitable revelación del último acto parezca aún más ridículamente tonta en comparación, y por supuesto, terriblemente sobreexplicada. Cualquier suspense o temor que la película pudo haber construido (del que podría haber habido mucho más) se convierte en papilla cuando el horror se vuelve cursi y se recuerda otra película de M Night, saber cuál sería un spoiler pero no es un cumplido. Lo peor de la segunda mitad es que las cosas no solo son estúpidas sino también aburridas, el pecado más mortal en este género.

LEAR  Crítica de Parthenope: Paolo Sorrentino crea una auto parodia fácil y en bikini

Las cosas no se ven favorecidas por una desastrosamente plana actuación principal de Fanning, subactuando al punto de apenas aparecer. Ha evitado la trampa de otras antiguas estrellas infantiles, que continúan enfatizando excesivamente en sus años mayores, pero ha ido demasiado lejos en la otra dirección, recitando sin entusiasmo diálogos perfunctorios como si preferiría estar en cualquier otro lugar. Al final, podemos empatizar.