Limitar la llegada de turistas “no es posible”

El profesor Antoni Riera ha sido dotado de una gran responsabilidad. Como economista líder, es el coordinador de los grupos de trabajo formados bajo el objetivo del gobierno balear de un pacto social y político por la sostenibilidad y es en efecto el arquitecto de la redefinición de la estrategia turística de las Islas Baleares en las próximas décadas.

En términos generales, afirma que la misión es establecer un patrón de crecimiento turístico sostenible en un momento en el que se acepta que el actual no lo es. “La capacidad de carga de muchos factores relevantes ha sido superada, lo que ha dado lugar a problemas económicos, sociales y ambientales”.

El turismo, dice, contribuye al desarrollo y la prosperidad, pero el turismo también tiene que ser “proactivo y decisivo a la hora de enfrentar y responder a desafíos globales, principalmente aquellos relacionados con la desigualdad económica, el cambio climático y la contaminación, la innovación tecnológica y la conectividad global”.

Profesor Antoni Riera. Foto: Jaume Morey.

Se refiere a la presión demográfica, una combinación de poblaciones residentes y temporales y cree que es posible reducir esta presión. “No solo lo concibo, sino que creo que la sociedad está demandando un escenario futuro de menos presión demográfica. Y si tengo razón, tenemos que identificar formas de lograrlo. Solo puedo pensar en una manera: desacoplar el crecimiento económico anual de las Islas Baleares del creciente aumento de la población, trabajadores, turistas internacionales y otros factores de producción”.

Un gran problema es si limitar o no el número de turistas que llegan a Mallorca y las Islas Baleares. El profesor Riera argumenta que no se trata de si una estrategia es fácil o difícil, sino de si es posible, viable y socialmente eficiente, si es la mejor y menos costosa respuesta para la sociedad.

LEAR  Pollensa reduce el precio para la licitación de servicios de playa.

“Limitar las llegadas no es posible porque el sistema legal español y europeo no lo permite. Pero incluso si imagináramos que fuera posible, puedo asegurarles que no es viable. No es la mejor solución para el gran problema al que nos enfrentamos. Actuar de forma aislada o parcial en el número de cruceros, turistas, residentes, ferias, autos – ya sea para aumentarlos o reducirlos o reasignarlos – no se puede hacer sin tener en cuenta las complejas interrelaciones que existen dentro del sistema turístico balear. No hay una relación simple y directa entre causa y efecto, sino una interacción compleja que puede llevar a resultados impredecibles.

“La saturación es uno de los muchos síntomas que la sociedad sufre como consecuencia de un gran problema, uno al que no nos hemos enfrentado durante más de 20 años: la forma en que las Islas Baleares crecen y generan bienestar. No podemos seguir abordando los problemas de las formas en que lo hemos hecho – simplistas, fragmentadas y parciales.

“Hemos estado empobreciendo durante 20 años. En 2000, el ingreso per cápita era un 22,8% más alto que el de un ciudadano europeo, hoy es un 10% más bajo. La brecha se ha ampliado. Y seguiremos empobreciéndonos, año tras año, hagamos lo que hagamos, hasta que desterremos un patrón de crecimiento económico que ha estado vigente desde la década de 1960 y que no ha podido pasar de volumen a valor cuando debería haberlo hecho, y eso fue a mediados de los años noventa.

“Con el primer auge turístico, las Islas Baleares pudieron llevar a cabo una revolución productiva que colocó a las islas entre las 50 regiones más prósperas de Europa. La productividad aumentó en los años 60 y 70. Pero después de alcanzar un pico en 1994, comenzó a disminuir. Después de 30 años, aún no hemos recuperado ese nivel máximo de productividad y los impactos negativos del turismo solo han aumentado. En la última década apenas hemos recuperado suficiente productividad para mantener el bienestar al que esta sociedad legítimamente aspira.

LEAR  "Sorprendido de que no lo estén empujando en una silla de ruedas" - La llegada inesperada de Conor McGregor a Bellator Dublin deja a los fans de UFC furiosos.

“El riesgo ya no es la saturación, el crecimiento demográfico, los precios de la vivienda, el ruido, y la desigualdad social, espacial y cultural, sino que perdamos la posibilidad de seguir progresando. Es necesario reconocer que el turismo ha sido un ascensor social, pero después de un largo período de prosperidad también ha creado elementos de ruptura que están comprometiendo la capacidad del turismo para seguir siendo un motor del progreso. Hoy, el riesgo es que el turismo ya no pueda seguir generando riqueza y bienestar”.