Las mamografías son una mentira trágica.

Nota del editor: Este artículo es una reimpresión. Fue publicado originalmente el 20 de diciembre de 2017.

Hay una cantidad significativa de inconvenientes para tener mamografías consistentes. Aunque su médico puede decir que tener una mamografía puede reducir su riesgo de morir en un 20%, te sorprendería cómo se calcula ese porcentaje.

Según explicaron el Dr. Andrew Lazris y el científico ambiental Erik Rifkin, Ph.D., por cada 1,000 mujeres que no se hacen mamografías, cinco morirán de cáncer de mama. Por cada 1,000 mujeres que sí se hacen mamografías regulares, cuatro morirán.

La diferencia entre esos dos grupos es del 20%, o la persona cuya vida se salva al hacerse una mamografía. Un estudio de 2017 en los Países Bajos demuestra que no importa cómo se haya calculado este número, es probable que no sea preciso. Lo que es peor, el lado negativo de la ecuación es que más mujeres son realmente perjudicadas por el procedimiento o se someten a tratamientos innecesarios como resultado de falsos positivos.

Las mamografías no están salvando vidas.

El estudio analizó por qué menos mujeres están muriendo de cáncer de mama en los Países Bajos después de que se instituyó un programa de detección agresivo en 1989, que incluía mamografías regulares. Los programas de detección asumen que la detección temprana es más fácil de tratar y dará como resultado mejores resultados. Los participantes en el estudio eran mujeres holandesas que se sometieron a pruebas cada dos años entre 1989 y 2012. Casi 8 millones de mujeres fueron incluidas en el análisis de datos.

La investigación fue liderada por el Dr. Philippe Autier del Instituto de Salud Pública de la Universidad de Strathclyde. La intención era determinar si la detección regular con una mamografía afectaría el número de casos avanzados de cáncer de mama detectados y el número de muertes por la enfermedad.

En un estudio anterior, en el que los investigadores utilizaron algunos de los mismos datos, encontraron una disminución en la incidencia de algunos cánceres de mama avanzados que indicaban que el uso generalizado de la mamografía había sido efectivo para reducir el número de muertes y mejorar el tratamiento temprano.

Sin embargo, cuando los investigadores ampliaron el análisis de los datos, no encontraron la misma reducción. Durante el período del estudio destacado, no hubo una disminución significativa en la extensión del diagnóstico de cánceres de mama de etapa 2 a etapa 4.

LEAR  Pelago lanza la red de Centros de Excelencia para Pacientes Hospitalizados.

Inicialmente, la reducción en el número de mujeres que mueren de cáncer de mama se atribuyó a una combinación de factores ambientales, de estilo de vida y genéticos. Estos factores pueden haber resultado en una reducción del 5% entre 1995 y 2012. Aunque el número de cánceres de etapa 0 y de etapa 1 diagnosticados aumentó bruscamente, el número de cánceres en etapas posteriores se mantuvo estable.

Luego, los investigadores analizaron los datos para determinar qué impactó en la reducción de muertes por cáncer de mama si no fue un programa de detección agresivo. Los investigadores encontraron que el 85% de la disminución observada en las muertes estaba relacionada con mejoras en el tratamiento y no como resultado de las mamografías identificando lesiones.

Cómo funcionan las mamografías

Una mamografía es una imagen de rayos X del tejido mamario, tomada con la esperanza de detectar un crecimiento celular anormal que pueda indicar cáncer de mama. La radiografía no muestra realmente un crecimiento tumoral, sino que busca alteraciones en el tejido, que pueden ser indicativas de un tumor. También es posible que algunos tumores avanzados crezcan sin cambios esperados en el tejido y, por lo tanto, no sean detectados.

Durante una mamografía, su tejido mamario se comprime entre dos placas para reducir la cantidad de tejido que los rayos X deben atravesar, reduciendo así la cantidad de radiación necesaria y el desenfoque por movimiento no intencionado. La máquina produce pequeñas ráfagas de radiación ionizante que pueden leerse en película o digitalmente.

En comparación con las mamografías tradicionales, la mamografía 3D o la tomosíntesis mamaria utiliza muchos rayos X de baja dosis mientras la máquina se mueve sobre el seno, durante la cual el tejido mamario se comprime una vez y una computadora crea una imagen tridimensional. Sin embargo, aunque este tipo de imagen puede producir resultados más claros, también se recibe mayores cantidades de radiación.

El problema con una mamografía tradicional o una mamografía 3D es que se está expuesto a radiación ionizante. Esta exposición conlleva riesgos significativos para la salud, incluido causar realmente cáncer y aumentar su riesgo de cáncer de mama. Los investigadores han determinado que las mujeres que llevan la mutación BRCA1/2 pueden tener una mayor vulnerabilidad a los cánceres inducidos por la radiación.

Los datos sugieren que tienes un 50% a 60% de posibilidades de recibir un resultado falso positivo después de 10 mamografías anuales. Desafortunadamente, estos resultados positivos pueden llevar a más mamografías, biopsias y a veces a tratamientos, incluyendo una mastectomía parcial.

LEAR  El impacto impactante en la salud ambiental y humana de las industrias de tela y cuero

Las mamografías no son medicina preventiva

Durante el estudio destacado, Autier encontró que las mamografías diagnosticaron en exceso el 59% de los cánceres de etapa 1 y el 33% de los cánceres de etapa 0. En otras palabras, las lesiones encontradas por las mamografías no necesariamente requerían ningún tratamiento.

Estos hallazgos respaldan trabajos anteriores publicados en la revista Journal of the American Medical Association, que concluyeron que encontrar cánceres pequeños adicionales sin una ausencia en la tasa general de muerte sugiere un sobrediagnóstico generalizado y un tratamiento excesivo.

Dado que los tumores habían sido identificados, las mujeres estaban recibiendo tratamientos que no necesitaban. De hecho, un estudio demostró que se gastan $4 mil millones cada año en atención médica tras mamografías falsas positivas.

Autier comentó: “No creo que los datos acumulados muestren que continuar con la detección con mamografía sea una buena solución, esencialmente porque el precio que las mujeres tienen que pagar en términos de sobrediagnóstico es enorme”. La prevención es claramente la mejor medicina cuando se trata de cáncer, pero la detección no califica como prevención.

Niveles óptimos de vitamina D asociados con la prevención del cáncer

Investigaciones sobre los niveles óptimos de vitamina D han demostrado repetidamente que los niveles dentro de un rango de 40 a 60 nanogramos por mililitro (ng/ml) brindan una protección impresionante contra el cáncer. Creo que hacerse pruebas de vitamina D dos veces al año es una de las pruebas de prevención del cáncer más importantes disponibles. Si bien puede haber momentos en los que una mamografía pueda ser justificada, también hay otras alternativas no ionizantes que pueden hacer el trabajo.

La ecografía, por ejemplo, ha demostrado ser considerablemente superior a la mamografía, especialmente para mujeres con tejido mamario denso que tienen un riesgo mucho mayor de una mamografía falsa negativa. Volviendo a la prevención, en un estudio, los investigadores encontraron una fuerte asociación entre los niveles de vitamina D y la progresión y metástasis del cáncer de mama. Uno de los autores del estudio, el Dr. Brian Feldman de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, comentó:

“Varios estudios grandes han buscado una asociación entre los niveles de vitamina D y los resultados del cáncer, y los hallazgos han sido mixtos. Nuestro estudio identifica cómo los bajos niveles de vitamina D circulando en la sangre pueden desempeñar un papel mecánico en la promoción del crecimiento y la metástasis del cáncer de mama”.

LEAR  Licencia de televisión: Me amenazaron con una multa y la cárcel.

Niveles más altos de vitamina D también están asociados con una mayor probabilidad de sobrevivir al cáncer de mama. En modelos animales, los investigadores han demostrado que los tumores de cáncer de mama son más propensos a crecer y metastatizar más rápido en ratones deficientes en vitamina D. En un estudio utilizando sujetos humanos, los pacientes que tenían un promedio de 30 ng/ml de vitamina D tenían una tasa de mortalidad un 50% más baja en comparación con aquellos que tenían un nivel promedio de 17 ng/ml de vitamina D.

La forma ideal de optimizar tu nivel de vitamina D es a través de la exposición solar sensata, ya que hay muchos beneficios de la exposición al sol que no están relacionados con la vitamina D. Por ejemplo, los rayos infrarrojos cercanos del sol estimulan a tu cuerpo a estructurar el agua y aumentar la reparación y regeneración mitocondrial. Esta es una de las razones por las que me mudé a Florida. No he tomado vitamina D en más de ocho años y aún tengo niveles superiores a 60 ng/ml.

Si vives en un clima del norte y tienes niveles bajos de vitamina D, sin duda se recomienda tomar un suplemento oral de vitamina D3. Sin embargo, recuerda que esta es una forma mucho inferior de optimizar tus niveles. También es importante medir tus niveles de vitamina D dos veces al año para asegurarte de que estás dentro de un rango saludable. Para obtener más información sobre los vínculos entre el estado de la vitamina D y el cáncer, consulta “Más evidencia que muestra que la vitamina D combate el cáncer”.

Pasos que puedes tomar para reducir tu riesgo de cáncer

Según una investigación publicada en Environmental Health Perspectives, puedes reducir tu riesgo de cáncer de mama evitando ciertos productos químicos presentes en productos comunes y cotidianos.

Los investigadores identificaron 216 productos químicos que aumentan los tumores de glándulas mamarias en roedores, que luego redujeron a 102 productos químicos y priorizaron en función de la exposición. Esto resultó en los siguientes 17 grupos químicos, marcados como “alta prioridad” debido a su capacidad para producir consistentemente tumores mamarios en animales de prueba.