Largo batazo atormenta a los Yankees de Nueva York mientras Aaron Boone lamenta los errores defensivos en una racha de tres semanas.

Los New York Yankees se encuentran sumidos en una racha de tres semanas, en marcado contraste con su habitual dominio. El manager Aaron Boone no se anduvo con rodeos sobre las dificultades del equipo, especialmente con los cuadrangulares. “Esta noche estábamos a punto de terminar el juego… y el cuadrangular nos vuelve a hacer daño”, dijo Boone incrédulo, haciendo hincapié en el tema recurrente que ha afectado la defensa de los Yankees.

Los Bronx Bombers, conocidos por su poder de bateo, se han convertido en víctimas de su propia arma: la presencia de solo ofensiva frente a una avalancha de cuadrangulares. Los equipos rivales han explotado consistentemente las vulnerabilidades defensivas de los Yankees, lanzando jonrones a un ritmo que ha alarmado a Boone. Esta debilidad no solo ha llevado a carreras en contra, sino que también ha desmoralizado al equipo.

Aaron Boone, en una entrevista post-partido con YES Network, reconoció la necesidad de producción ofensiva para contrarrestar los errores defensivos. Sin embargo, a pesar de crear oportunidades de anotación, los Yankees han fallado en capitalizar, dejando a menudo corredores en base y desaprovechando oportunidades para romper juegos sin buscar adecuadamente el poder ofensivo. Esta incapacidad para sumar carreras ha sido un factor significativo en sus recientes dificultades.

¿Y el resultado? Una espiral descendente. La combinación de problemas defensivos e inconsistencias ofensivas ha creado un ciclo vicioso para los Bombarderos. Cada derrota parece aumentar la presión, haciendo cada vez más difícil que el equipo recupere su forma ganadora. La antes formidable armada de Bronx ahora se encuentra luchando con una crisis de confianza.

LEAR  Informe: Chelsea no contratará a McKenna mientras la búsqueda de entrenador llega a su conclusión.

Otro desafío surge: problemas en el bullpen. Normalmente una fuente de fortaleza, el bullpen de los Yankees también ha mostrado signos de vulnerabilidad. A pesar de la impresionante actuación de Clay Holmes, su incapacidad para poner consistentemente fuera a los bateadores ha resultado costosa. “La cantidad de bolas fouls, no poder terminar con un bateador, nos hizo daño esta noche”, admitió Aaron Boone, resaltando la necesidad de mejora en esta área crucial.

Y luego vienen los problemas de robo de bases. Las luchas de los Yankees se extienden más allá del pitcheo y la defensa, al no haber robado una sola base en sus últimos 18 juegos, una estadística que subraya su falta de agresividad en las bases. Boone reconoció este problema, afirmando: “Vamos a buscar oportunidades, pero no quiero correr en outs”.

¿De la Racha a la Remontada? Dentro del plan multifacético de los Yankees para volver, heraldado por las decisiones de Aaron Boone

En un esfuerzo por gestionar la carga de trabajo de su estrella, Aaron Judge, el equipo está aumentando su tiempo como bateador designado. Este movimiento tiene como objetivo preservar la salud de Judge mientras maximiza su impacto ofensivo. También presenta una oportunidad para que Trent Grisham muestre su destreza defensiva en el jardín central.

Aaron Boone no cree que la lesión de ingle reagudizada de Gleyber Torres sea muy significativa. #Yankees

— Gary Phillips (@GaryHPhillips) 6 de julio de 2024

En medio de la oscuridad, hay un rayo de esperanza en la tormenta. Gleyber Torres, quien recientemente abandonó un juego debido a una lesión en la ingle, no se espera que esté fuera por mucho tiempo. Esta noticia es un alivio para los Yankees, que han estado confiando en las contribuciones ofensivas de Torres.

LEAR  Evan Gershkovich, periodista de Wall Street Journal, regresa a los tribunales en Rusia.

Mientras el equipo lidia con sus desafíos en el campo, hay otra historia positiva en el frente de lesiones. Jon Berti, quien ha estado fuera de juego con una distensión en la pantorrilla, está progresando bien en su recuperación y se espera que comience una asignación de rehabilitación pronto. Su regreso podría proporcionar un impulso muy necesario a la crisis de profundidad del equipo.

La confianza inquebrantable de Aaron Boone, a pesar de los desafíos crecientes, sigue siendo optimista. Él cree en la capacidad de su equipo para superar esta racha y recuperar su forma de campeonato. “Tenemos todo lo que necesitamos para ser un club campeón”, afirmó el capataz, haciendo eco de los sentimientos de los aficionados de los Yankees que esperan una pronta recuperación.

Los Yankees ahora enfrentan la tarea desalentadora de revertir su fortuna. Necesitan abordar sus vulnerabilidades defensivas, mejorar su ejecución ofensiva y encontrar formas de generar más carreras. El próximo descanso del Juego de Estrellas podría proporcionar un respiro muy necesario, permitiendo al equipo reagruparse y reenfocarse.