La Niña traerá un verano ligeramente más fresco.

El verano astronómico comienza el 20 de junio y será un verano marcado por la influencia de ‘La Niña’, el enfriamiento de las aguas ecuatoriales del Océano Pacífico.

El portavoz adjunto de la agencia meteorológica Aemet en las Islas Baleares, Bernat Amengual, dice que hay una fase de transición de ‘El Niño’ a ‘La Niña’, siendo esta última caracterizada por temperaturas del mar más bajas.

Aunque estos fenómenos meteorológicos ocurren en el Pacífico, explica que influyen en el clima de todo el mundo. “Pero en las zonas más remotas lo hacen de una manera más indirecta”.

El efecto completo de La Niña no se sentirá hasta el verano de 2025. Pero los modelos de Aemet predicen que la temperatura máxima promedio será más baja este verano que en 2022 y 2023. La temperatura promedio pronosticada es de 32 ºC. En 2023 llegó hasta 34 y 35 ºC. Más baja que el año pasado, pero aún por encima de lo normal, que es de 31 ºC.

Amengual añade que La Niña debería ser beneficiosa para las reservas de agua, ya que suele llevar a períodos más húmedos en comparación con El Niño. Sin embargo, a pesar de los aguaceros ocasionales, como el de la zona de Palma el martes, ha habido menos lluvias de lo habitual en Mallorca en los últimos meses.

LEAR  Tapas y Tango con Javea Players « Euro Weekly News"