La CIJ escucha argumentos de Sudáfrica sobre la incursión de Israel en Rafah.

El jueves, Sudáfrica instó a los jueces del principal tribunal de las Naciones Unidas a ordenar a Israel que ponga fin a su asalto terrestre en Rafah, al sur de Gaza, diciendo que ponía en peligro inminente la vida palestina en el enclave.

La audiencia en la Corte Internacional de Justicia en La Haya se produjo después de que Sudáfrica solicitara la semana pasada que el tribunal imponga más restricciones a Israel en su campaña militar en Gaza. En presentaciones reveladas por el tribunal, Sudáfrica citó el “daño irreparable” que representa la incursión de Israel en Rafah, la ciudad más al sur de Gaza donde la mitad de la población del territorio había buscado refugio.

“Se ha vuelto cada vez más claro que las acciones de Israel en Rafah son parte del juego final en el que Gaza es destruida por completo como un área capaz de ser habitada por humanos”, dijo Vaughan Lowe, un abogado británico, al tribunal. “Este es el último paso en la destrucción de Gaza y su pueblo palestino”.

El Sr. Lowe formó parte del equipo legal sudafricano que presentó su caso durante más de dos horas el jueves.

Las presentaciones de Sudáfrica dijeron que los derechos de los palestinos en Gaza estaban bajo amenaza, agregando que el control de Israel sobre dos cruces fronterizos principales en el sur de Gaza, en Rafah y en Kerem Shalom, ponía en extrema riesgo el flujo de suministros humanitarios hacia Gaza y la capacidad de los hospitales allí para funcionar.

“Es difícil imaginar que esta situación pueda empeorar, pero, desafortunadamente, lo ha hecho”, dijo John Dugard, otro miembro del equipo sudafricano, al tribunal.

LEAR  Carga del naufragio 'más antiguo' encontrada frente a Israel

Varios miembros del equipo se dirigieron al tribunal en un intento de construir su caso, citando con frecuencia advertencias de altos funcionarios de las Naciones Unidas de que un asalto a Rafah empeoraría las condiciones para los civiles y la crisis de hambre del enclave.

Un miembro del equipo legal sudafricano, Tembeka Ngcukaitobi, citó declaraciones de altos funcionarios israelíes que, según él, mostraban una intención de destruir Gaza en su conjunto y no simplemente a Hamas, el enemigo declarado del país.

El equipo legal también pidió al tribunal que ordenara a Israel facilitar el acceso a Gaza para trabajadores humanitarios, investigadores, misiones de investigación y periodistas.

Uno de los abogados, Adila Hassim, mostró al tribunal una foto de edificios destrozados en Khan Younis, una ciudad al norte de Rafah, para ilustrar la devastación causada por el ejército israelí en Gaza en su conjunto. La Sra. Hassim parecía estar al borde de las lágrimas mientras describía las muertes de niños en la campaña militar.

Israel ha negado vehementemente las afirmaciones de Sudáfrica, repitiendo que no ha impuesto restricciones en la cantidad de ayuda que entra en el enclave y que recientemente ha tomado medidas para aumentar la cantidad de alimentos y otros suministros que ingresan, incluida la apertura de dos puntos de cruce en el norte de Gaza.

Israel también ha dicho que su último asalto en el este de Rafah fue una “operación precisa” dirigida solo a miembros de Hamas, el grupo terrorista que lideró los ataques del 7 de octubre, que las autoridades israelíes dicen que mataron a más de 1,200 israelíes y llevaron a la captura de alrededor de 250 personas más.

LEAR  En Sudáfrica, Ramaphosa es investido para un segundo mandato.

Se espera que Israel presente su defensa ante el tribunal el viernes. Gilad Noam, subfiscal general adjunto de Israel para el derecho internacional, es uno de los funcionarios de la delegación israelí que se espera que se dirija al tribunal. No estaba claro cuándo el tribunal emitiría una decisión, pero dado que Sudáfrica dijo el jueves que su petición era extremadamente urgente porque un asalto a Rafah está en curso, parecía posible que se emitiera un fallo pronto.

Las audiencias forman parte del caso de Sudáfrica acusando a Israel de genocidio, que presentó en diciembre. A finales de enero, el tribunal ordenó a Israel que hiciera más para prevenir actos de genocidio, pero no llegó a pedir un alto el fuego. Se espera que el caso principal, que trata sobre la acusación de genocidio, no comience hasta el próximo año.

El tribunal, establecido por la carta fundacional de las Naciones Unidas en 1945, fue creado para resolver disputas entre los estados miembros. No tiene medios para hacer cumplir sus órdenes, pero el caso de Sudáfrica ha contribuido a la presión internacional sobre Israel para frenar su campaña en Gaza.

Marlise Simons y Johnatan Reiss contribuyeron con el reportaje.