Ex soldados peruanos que violaron a adolescentes son encarcelados.

Un tribunal en Perú ha condenado a 10 soldados retirados por violar a nueve adolescentes y mujeres durante el conflicto armado del país hace décadas. El tribunal dijo que las violaciones sistemáticas constituyeron un crimen contra la humanidad. Los soldados fueron condenados a entre seis y 12 años de cárcel. Mientras que los grupos de derechos celebraron el hecho de que los hombres fueran condenados, algunas de las sobrevivientes dijeron que estaban decepcionadas de que las penas de cárcel no fueran más largas. Las violaciones fueron cometidas en la región de Huancavelica de Perú entre 1984 y 1995, en el apogeo de la lucha del gobierno contra los rebeldes maoístas. Los rebeldes, que se autodenominaban el Sendero Luminoso, eran especialmente activos en regiones rurales de Perú. Los habitantes indígenas en particular a menudo quedaban atrapados en el fuego cruzado. Los locales, a menudo obligados a proporcionar alimentos a los rebeldes, eran a menudo blanco de las fuerzas de seguridad por supuestamente cooperar con los rebeldes. Los soldados que fueron condenados el martes habían sido desplegados en los distritos de Manta y Vilca, en la cordillera de los Andes. El tribunal encontró que violaron sistemáticamente a niñas y mujeres locales dentro de sus bases militares, en los puestos de control y en las propias casas de las mujeres. Las sobrevivientes testificaron que los soldados actuaron con total impunidad. Los grupos de derechos de las mujeres calificaron las sentencias, las primeras dictadas a ex soldados por abusos sexuales, de “históricas”. Dijeron que era un hito en la lucha por llevar a los responsables de crímenes contra la humanidad ante la justicia. Sin embargo, algunas de las sobrevivientes dijeron que esperaban penas más largas para los ex soldados. Una llamó a los soldados “cobardes” por no presentarse en el tribunal para la sentencia. Los grupos de derechos esperan que el caso Manta y Vilca siente las bases para que otros presuntos crímenes del conflicto con el Sendero Luminoso sean juzgados. Sin embargo, un proyecto de ley que actualmente avanza en el Congreso peruano podría significar que los presuntos crímenes contra la humanidad cometidos antes de 2002 no puedan ser llevados a juicio en Perú. La naturaleza generalizada de la violencia sexual contra las mujeres que vivían cerca de las bases militares de Manta y Vilca fue registrada en un informe de 2003 de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de Perú. El informe identificó a 24 mujeres que habían sido violadas en la zona. La violencia sexual era tan común que al menos 32 niños nacieron como resultado de las violaciones, agregó la comisión. Una de las sobrevivientes, que dio a luz a dos niños después de ser violada repetidamente, dijo que esperaba que “estos criminales ahora vayan a la cárcel”. El informe de la Comisión de la Verdad mostró que el abuso sexual no se limitaba solo a esta área. Indicó que en todo el país más de 5,300 mujeres fueron abusadas durante el conflicto armado. Mientras que la mayoría de los abusos sexuales, el 83% según el informe, fueron cometidos por las fuerzas de seguridad, el Sendero Luminoso también cometió atrocidades en masa. En una masacre particularmente sangrienta, los rebeldes mataron a 69 personas locales en Santiago de Lucanamarca con hachas, machetes y armas en represalia por la muerte de un comandante del Sendero Luminoso. En total, casi 70,000 personas murieron o desaparecieron durante el conflicto interno, que alcanzó su punto máximo en la década de 1980 y principios de la de 1990.

LEAR  Promesas laborales de reparar un millón de baches al año si son elegidos | Noticias de Política