Después de escapar de China por mar, el disidente Kwon Pyong enfrenta su próximo acto.

El único arrepentimiento del disidente después de su escape de 200 millas a través del Mar Amarillo no era llevar gafas de visión nocturna. Al acercarse al final de su travesía en moto acuática desde China el verano pasado, Kwon Pyong miró a través de la oscuridad frente a la costa de Corea del Sur. A medida que se acercaba a la orilla, las gaviotas parecían flotar. Giró hacia adelante, luego encalló: las aves estaban sentadas en el barro. “Tenía de todo: protector solar, baterías de repuesto, un cuchillo para cortar líneas de boyas”, recordó en una entrevista. Estaba preparado para señalar su ubicación con un lápiz láser si quedaba varado y para quemar sus notas con un encendedor si lo capturaban. También tenía una visa para ingresar a Corea del Sur, y tenía la intención de llegar a un puerto de entrada, dijo, no de varar en un banco de barro. No fue suficiente.

LEAR  Por qué es crucial reducir la ingesta de PUFA durante el embarazo para la salud de tus hijos