Cindy Sherman: “Las niñas juegan a disfrazarse, pero yo siempre intentaba ser un monstruo en lugar de un hada” | Cindy Sherman

Anoche publiqué un autorretrato en el espejo en Instagram, le cuento a Cindy Sherman. Había tantas cosas que considerar. ¿Era la iluminación y el ángulo favorecedores? ¿Capturé mi lado bueno?

Ella se ríe. “Me resulta fascinante”, dice, “toda esta tradición de tomar un selfie en un espejo. Puedes ver cómo una persona está posando, la forma en que sostiene la cámara. Puede haber diferentes atuendos todos los días, pero siempre estás en tu ascensor. De alguna manera se convierte en un proyecto de fotografía conceptual. Es gracioso.”

Es una experiencia extraña, discutir sobre las trampas de seducción con la mujer que pionera del selfie. Nos encontramos en el Museo de Arte Cicládico en Atenas, Grecia, donde acaba de abrir una exposición de las primeras obras de Sherman. Son 40 grados y húmedo, incluso la Acrópolis ha cerrado por la tarde. Pero sentada frente a mí en una sala de exposiciones, la mujer de 70 años es naturalmente fresca y elegante. Lleva una camiseta blanca de Loewe, pantalones cortos blancos y zapatos Prada, su cabello plateado recogido en una cola de caballo baja. Habla suavemente, es amable y mucho más complaciente de lo que esperarías de alguien con su nivel de éxito.

Decir que Sherman redefinió la fotografía de retratos es quedarse corto. Su práctica distintiva, transformándose a sí misma en personajes que van desde santas y secretarias en peligro hasta payasos grotescos y “damas que almuerzan” de edad avanzada (actuando como su propia maquilladora, peluquera, estilista y directora) ha influenciado a innumerables retratistas contemporáneos. Ella dice que sus imágenes son “mentiras” y que constantemente está tratando de “borrarse” a sí misma para apropiarse de personajes femeninos estereotipados de la televisión, el cine y la publicidad.

La cultura del selfie puede ser dañina para las mentes jóvenes

Lo cual no está tan alejado de las redes sociales, digo. ¿Estamos todos proyectando una imagen distorsionada en estos días? “Definitivamente creo que la tecnología está cambiando el mundo en este momento”, responde. “No puedo imaginar crecer con las redes sociales. Debe ser muy difícil para un joven navegar por todo eso sin sentir tanta autoconciencia. Ahora todos son creadores de contenido o quieren ser influencers”.

Untitled Film Still #58 (1980). Fotografía: © Cindy Sherman Cortesía de la artista y Hauser & Wirth

La exposición, la primera de Sherman en Grecia, reúne más de 100 de sus primeras obras. Incluye su serie de avance Untitled Film Stills (1977-1980), que consta de docenas de fotografías en blanco y negro inspiradas en el Hollywood de los años 50 y 60, el cine negro, las películas de serie B y el cine de autor europeo. Sherman se capturó a sí misma evocando bibliotecarias, montañeses, seductoras y más. Ella es Sophia Loren, Brigitte Bardot, Marilyn Monroe y Anna Karina, aunque sus heroínas nunca tienen nombres, unidas solo por su rebelde negativa a seguir la convención.

LEAR  Paul Schrader: el auteur sin filtro, implacable e intransigente del cine | Paul Schrader

En una serie de 1980, Proyecciones en pantalla trasera, imita una técnica utilizada por cineastas como Alfred Hitchcock (de niña vio La ventana indiscreta 10 veces en una semana), disparándose a sí misma y a su fondo por separado y pegando las dos imágenes juntas.

“Estaba más impresionada o influenciada por las películas que por el arte visual”, recuerda Sherman de su práctica temprana. “Pensaba: ‘¿Por qué estaría ella en esa situación, no sabe que es peligroso?’ También era una forma de lidiar con ser una mujer joven vulnerable y mudarme a Nueva York, sintiendo esa torpeza y terror de una gran ciudad. Era una forma de actuar con confianza”.

Sherman creció en Long Island. Su padre era ingeniero de la corporación aeronáutica Grumman, su madre era maestra. Estudió arte en la Universidad Estatal de Buffalo, donde luchó con su timidez. Salía caracterizada y se quedaba tranquila en la esquina de las fiestas vistiendo ropa y maquillaje de tiendas de segunda mano. Fue después de que su entonces novio le sugiriera que documentara sus transformaciones que su voz artística idiosincrática comenzó a emerger. Descubrió que la fotografía era “mucho más rápida” y conceptual que la pintura.

Así que se mudó a Nueva York a los 23 años, y durante las décadas siguientes continuó utilizando el estilismo, prótesis y tecnología para interrogar las identidades femeninas y los roles de las mujeres en la sociedad. Ha encarnado tantos personajes que la verdadera Cindy Sherman se ha convertido en una especie de misterio excéntrico. En 2012, cuando el MoMA organizó una retrospectiva de su trabajo, varios asistentes creyeron haberla visto allí disfrazada: uno dijo que llevaba gafas de alambre, otro creía que había venido con un traje de gordo.

“No tenía nada que ver, pero me pareció fascinante”, dice, sonriendo.

Untitled #76 (1980). Fotografía: © Cindy Sherman Cortesía de la artista y Hauser & Wirth

¿De dónde surgió su deseo de disfrazarse, pregunto? “Realmente tiene que ver con mi crianza como la más joven de cinco hijos”, dice con la fácil autoconciencia de alguien que ha estado en terapia. “Había una brecha de nueve años entre mí y el siguiente hijo, y 19 años entre mí y el mayor. Me di cuenta de que mi familia tenía toda una vida antes de mí. Era como un mito para mí.

LEAR  'Agotador y extremadamente peligroso': Mohammad Rasoulof sobre su escape de Irán | Cannes 2024

“En última instancia, sentí que tal vez no me querían tal como era, así que debería intentar convertirme en una persona diferente. Muchas niñas en ese entonces jugaban a disfrazarse. Pero en lugar de intentar convertirme en una princesa o un hada, algo lindo y femenino, siempre intentaba ser un monstruo, una bruja o una anciana”.

La exposición llega en un momento en que Grecia está experimentando un aumento en la violencia contra las mujeres. En respuesta, el museo, que también alberga famosas figurillas de mármol del tercer milenio a.C. interpretadas por estudiosos como representaciones de una diosa femenina asociada con la fertilidad y el renacimiento, quería mostrar la forma en que Sherman ha criticado la representación y el trato de la sociedad hacia las mujeres.

Ya sea su serie Estudios de color, que muestra a mujeres en momentos privados, o Centrefolds, que hace referencia a imágenes eróticas de revistas masculinas, sus fotografías centran el cuerpo femenino. Esto a veces ha sido divisivo. Debido a que las mujeres en Centrefolds parecen melancólicas, vulnerables o temerosas, el crítico de la revista New York Jerry Saltz las describió como las “imágenes sexys menos sexys de la historia”, mientras que algunas feministas las condenaron como provocativas.

“Veo mi trabajo como feminista, pero no lo veo martilleando un mensaje en la cabeza de alguien”, dice Sherman. “Es sutil, porque soy una persona sutil. No siento que sería una buena defensora para debatir con alguien. Soy muy mala citando cosas o citando la opinión de cualquier persona. Eso tiene que ver con por qué dejo las imágenes sin título. Creo que todo el mundo va a interpretar las cosas de manera diferente, y no puedo controlar cómo la formación de alguien en historia del arte va a afectar la forma en que ve mi trabajo”.

Untitled #96 (1980), de la serie Centrefolds, fue en su momento la fotografía más cara del mundo. Fotografía: © Cindy Sherman Cortesía de la artista y Hauser & Wirth

No obstante, el debate en torno al trabajo de Sherman la convirtió en una sensación. En 2011, Untitled #96 de Centrefolds se vendió en subasta por $3.89 millones, convirtiéndola en la fotografía más cara de la historia en ese momento. También ha recibido innumerables premios, incluida una Beca MacArthur de “genio”.

¿Cree que las representaciones de las mujeres en los medios han mejorado? “Creo que las mujeres son más conscientes de su lugar en la sociedad, de sus derechos y poder, o de la falta de él”, dice. “También son un poco más conscientes de cómo se controla nuestra apariencia; cómo tratamos de conformarnos con lo que la sociedad espera de nosotros. Pero es difícil saberlo. Toda la cultura del selfie, y las herramientas de selfie que corrigen automáticamente el tono de la piel o eliminan las imperfecciones, pueden ser perjudiciales para las mentes jóvenes que intentan descubrir su lugar en la sociedad”.

LEAR  John Oliver aborda la industria del maíz en Estados Unidos: 'Podrías estar pensando, ¿y qué?' | John Oliver

Pero a Sherman le gusta jugar con algunas de estas herramientas ella misma. En los últimos años, ha estado publicando retratos en Instagram utilizando aplicaciones e inteligencia artificial para distorsionar sus rasgos. Se ve bastante extraña en todos ellos, un comentario adecuado sobre la naturaleza disociativa de las redes sociales. “Me resulta muy divertido, de hecho. Pero estoy un poco frustrada ahora porque cada vez que he intentado hacer una nueva imagen para Instagram, siento que no es lo suficientemente nueva”.

‘La IA me ayuda a pensar de manera diferente’… uno de los autorretratos distorsionados de Instagram de Sherman. Fotografía: cindysherman/ instagram

Le digo que es a la vez divertido y aterrador que una vez tuvo que pasar por todo un proceso de estilismo, y ahora puede simplemente presionar un botón. ¿Está preocupada por la amenaza que representa la IA?

“Definitivamente veo la amenaza que podría llegar a ser, especialmente con esos deepfakes. Pero cada vez que he escrito algo como, ‘Mujer de mediana edad, sola en un bosque, al estilo de Cindy Sherman’, lo que aparece no es una amenaza para mí, así que solo me río. Es una versión tan mala de mi trabajo. Pero algunas de las caras que he creado con IA son fantásticas. Me ayuda a pensar de manera diferente sobre lo que es posible”.

En estos días, Sherman está tratando de descubrir sus “próximos pasos”. “No siento que vaya a retirarme, pero el envejecimiento cambia el trabajo”, dice. “Cuando era más joven, podía interpretar personajes jóvenes y viejos, ahora mi rango es limitado”.

Ha pasado por muchas iteraciones, no solo profesionalmente sino también personalmente. Estuvo casada con el artista de video Michel Auder durante 17 años (durante los cuales luchó contra la adicción a la heroína), antes de salir con el cineasta Paul H-O y el músico David Byrne. Hoy, está disfrutando de los lugares de interés de Atenas con su nueva pareja.

Lo que me recuerda, ¿ha escuchado la canción de Billy Bragg sobre ella, Cindy of a Thousand Lives? “Sí, me sentí muy halagada, especialmente porque nunca nos hemos conocido. Pero creo que todos estamos compuestos por un poco de diferentes vidas”.

Y con eso, nos tomamos un selfie juntas y nos despedimos.