Alex Gibney y Sebastian Junger hablan sobre la controversia en el mundo documental acerca de la muerte de un hombre afgano que aparece en “Retrograde” de NatGeo

Alex Gibney y Sebastian Junger hablan sobre la controversia en el mundo documental acerca de la muerte de un hombre afgano que aparece en “Retrograde” de NatGeo

La ética en la realización de documentales no es un tema nuevo de debate, pero tras el artículo del Washington Post del mes pasado sobre un hombre afgano presuntamente asesinado por los talibanes como consecuencia de su participación en el documental “Retrograde” de Matthew Heineman, que fue preseleccionado para un Oscar en 2022, la discusión en torno a la responsabilidad moral de los cineastas de no ficción se ha vuelto a reavivar.

A diferencia de los periodistas, no hay estándares ampliamente aceptados a los que se espera que se atengan los cineastas documentales. Las regulaciones para el cine no ficcional personal pueden ser contraproducentes. Intrusivas. A menos que un director esté trabajando en un documental para la serie “Frontline” de PBS, conocida por cumplir con los estándares del periodismo, la ética situacional determinada caso por caso es más bien la norma.

“Retrograde” cuenta la historia de los últimos meses de la guerra de 20 años de Estados Unidos en Afganistán. En la película, Heineman, cuyo documental “Cartel Land” fue nominado a un Oscar en 2016, se integró con los Boinas Verdes del Ejército de EE. UU. y el Tte. Gral. Sami Sadat del Ejército Afgano para capturar la agitación mientras las tropas estadounidenses se retiraban de Afganistán. El director también filmó a los desminadores afganos que trabajaban para los Boinas Verdes. Uno de los desminadores, un hombre apodado Justin Bieber, fue asesinado después de que los talibanes supuestamente lo vieron en clips de TikTok ampliamente difundidos de “Retrograde”.

En abril, tras la pregunta de un reportero del Washington Post sobre si los sujetos afganos en “Retrograde” estaban en peligro debido a su participación en la película, National Geographic, que distribuyó el documental, retiró la película de todas las plataformas de streaming de Disney en una medida que la compañía describe como “por precaución”. Según el Post, “hasta ocho afganos cuyas caras aparecen en ‘Retrograde’ siguen escondidos en Afganistán”.

En el artículo del Post, ex Boinas Verdes culpan a Heineman y a Disney por no difuminar los rostros afganos por razones de seguridad. Heineman le dijo al periódico que “tanto los oficiales de relaciones públicas militares como los Boinas Verdes aprobaron la versión final de la película para su lanzamiento, que incluía los rostros del NMRG”, el Grupo Nacional de Remoción de Minas de Afganistán.

En un comunicado conjunto a Variety, él y la productora Caitlin McNally se opusieron firmemente a la insinuación de que “Retrograde” es culpable de la muerte del hombre al que llamaban Justin Bieber, calificándola de una tragedia desgarradora. “La precipitada retirada del gobierno de EE. UU. de Afganistán y las acciones vengativas de los talibanes al llegar al poder llevaron a la muerte de incontables socios afganos dejados atrás. Esa es la trágica historia que merece atención”, dijeron. “Pero cualquier intento de culpar a ‘Retrograde’ porque la película mostraba rostros de individuos en zonas de guerra, como ha sido estándar en la ética de la cobertura de conflictos, sería profundamente erróneo”.

LEAR  Costa Blanca en la Shell Eco-Marathon Europea « Euro Weekly News

Cineastas documentales que también han trabajado en regiones devastadas por la guerra hablaron con Variety sobre el tema, con el director de “Restrepo” Sebastian Junger, la directora de “To Kill a Tiger” Nisha Pahuja y los cineastas de “Taxi to the Dark Side” Alex Gibney y Blair Foster entre los que hablaron sobre los peligros de este tipo de producción de no ficción en la era de las redes sociales. “¿Al hacer esta película, a nadie se le ocurrió que podría estar poniendo en peligro a personas en Afganistán?” pregunta Foster, quien navegó por un terreno similar al producir el documental ganador de un Oscar de Gibney sobre un taxista asesinado en una base militar de EE. UU. en 2002. “Todos se están señalando con el dedo el uno al otro. El ejército señala a Heineman, Heineman señala al ejército. Francamente, creo que todos son culpables”.

De cualquier manera, un hombre perdió la vida presuntamente debido a su participación en un documental. La forma en que la industria documental protege a los sujetos vulnerables en el futuro podría cambiar drásticamente como resultado de la controversia en torno a “Retrograde”. Las preguntas sobre los enfoques cinematográficos han sido criticadas antes, incluidas las de los documentales populares y políticamente cargados de Michael Moore como “Fahrenheit 9/11”, pero las apuestas de vida o muerte destacadas por la muerte de un desminador en “Retrograde” subrayan drásticamente los riesgos involucrados.

Aún no está claro qué repercusiones podría tener “Retrograde” en los distribuidores de documentales. En el futuro, en lugar de que el director y/o las compañías de producción hagan la mayoría de la evaluación de un documental, los distribuidores, temerosos de situaciones como esta, podrían asumir más responsabilidad en la evaluación de los documentales antes de acordar distribuirlos.

Según un portavoz de NatGeo, el documental “pasó por una revisión legal y una revisión de estándares y prácticas muy rigurosas, como es habitual en cualquier película que hacemos”.

Mientras Heineman y McNally elogian a Nat Geo y Disney como “verdaderos socios para nosotros”, cuestionan la decisión de retirar “Retrograde” de las plataformas de distribución.

“A pesar de una historia compleja y en constante cambio, le dieron luz verde, supervisaron y lanzaron ‘Retrograde'”, dijeron. “Por eso, la decisión de NatGeo/Disney de eliminar la película de sus plataformas ahora – dado que los talibanes ya tenían información exhaustiva que identificaba a los afganos que trabajaron con el gobierno de EE. UU. – no sirve para nada más que para socavar la vitalidad de las normas periodísticas establecidas desde hace mucho tiempo en zonas de conflicto”.

Según una persona familiarizada con la situación, todavía circulan en Afganistán clips de TikTok de ‘Retrograde’. Para algunos cineastas, el aumento de las plataformas de redes sociales ha aumentado la necesidad de tener un cuidado mayor que nunca al mostrar a personas en situaciones sensibles, mientras que otros enfatizan la necesidad de que Hollywood apoye la realización de documentales en zonas de crisis.

Pero los principales servicios de streaming, que son compañías de entretenimiento y no organizaciones de noticias, probablemente serán reacios a invertir en el tipo de periodismo practicado por “Frontline”, que produjo “20 Days in Mariupol”, ganador del Oscar al mejor documental en marzo. En los últimos años, los presupuestos para documentales encargados por los servicios de streaming se han reducido significativamente.

LEAR  Prohibido el tráfico de no residentes en uno de los pueblos más bonitos de Mallorca.

Agregar más controles y equilibrios al proceso de realización de películas representa otro obstáculo financiero para productores y plataformas que distribuyen documentales. Pero sin más evaluaciones, servicios de streaming como Apple, Amazon y Netflix podrían estar en la misma situación que NatGeo con “Retrograde” – obligados a eliminar un documental de su plataforma. Esto podría hacer que sea más probable que los servicios de streaming no compren o encarguen documentales sobre conflictos en el futuro cercano.

Gibney sostiene que sería un error. “Los documentales, programas de noticias y periodismo impreso deben encontrar formas de equilibrar la verdad con el costo que la verdad puede imponer a los sujetos”, dice. “Difuminar todos los rostros todo el tiempo evita el riesgo – lo que las corporaciones llamarían ‘una abundancia de precaución’ – pero socava la humanidad de los sujetos, en particular aquellos que desean ser vistos y escuchados.”

Señala: “He difuminado rostros o filmado a sujetos en sombra y a veces incluso he usado actores o avatares generados por computadora para proyectar fuentes – a su solicitud – que podrían estar en algún riesgo. Pero también me he resistido”.

Michael Hayden, ex jefe de la CIA, “dijo que puse en peligro a los soldados en ‘Taxi to the Dark Side’ al mostrar los rostros de los guardias que atormentaron a prisioneros en Abu Ghraib”, recuerda Gibney, pero determinó “que el interés público de mostrar sus caras – y los crímenes que estos individuos habían cometido – superaba el posible riesgo de represalias”.

Mientras Heineman ha sido criticado por no difuminar los rostros de los hombres afganos en “Retrograde”, Junger no está tan seguro de que eso hubiera funcionado.

En 2010, National Geographic lanzó el documental de Junger “Restrepo”, que co-dirigió con el fallecido Tim Hetherington. En la película, el dúo de directores sigue el despliegue de un pelotón de EE. UU. en el Valle de Korengal en Afganistán.

“Teóricamente, cualquiera podría ser encontrado y castigado por aparecer en un documental, especialmente con software de reconocimiento facial”, dice Junger.

“‘Retrograde’ fue un ejemplo extremo: ¿quién sabía que íbamos a retirarnos y que el gobierno afgano iba a colapsar? – pero las implicaciones más amplias son casi infinitas. La cara humana es el elemento más dramático de una película y de alguna manera el más importante. Personalmente, creo que nadie vería documentales donde todas las caras estuvieran difuminadas. Supongo que eso significa que los cineastas deben obtener un formulario de consentimiento firmado de cada persona que esté potencialmente en riesgo debido al colapso militar.

“Nos importan estas historias en parte porque podemos ver la humanidad en los rostros de las personas”, continúa Junger. “Es difícil imaginar un periodismo efectivo sin eso. Pero al final, la vida humana y la dignidad siempre deben ser la principal preocupación de los documentalistas. Es una nueva realidad, y los cineastas tienen que adaptarse a ella.”

LEAR  Abierto de Francia 2024: ¿Marketa Vondrousova se divorció de su esposo? Todo lo que necesitas saber sobre su matrimonio de corta duración

Otros cineastas documentales que han trabajado en zonas de guerra llenas de seres humanos vulnerables también han lidiado con la necesidad de proteger a las fuentes.

La trilogía guatemalteca de Pamela Yates, que consta de “Cuando tiemblan las montañas” (1983), “Granito: Cómo clavar a un dictador” (2011) y “500 años” (2017), rastreó muchos de los principales eventos socio-políticos que se desarrollaban en el país devastado por la guerra. Su documental más reciente, “Borderland”, investiga el complejo industrial fronterizo de EE. UU. y la resistencia de los estadounidenses a él. La película presenta a inmigrantes en Estados Unidos luchando contra ICE.

Pero señala que la mayoría de sus protagonistas y sujetos son activistas que han optado por hacerse conocidos públicamente.

“Muchas de las personas que son protagonistas en mis películas son defensoras de los derechos humanos o defensoras del medio ambiente y han elegido la vida de un activista —estar ahí fuera”, dice. “Pero aún así, (con) la realización de documentales, hay tanto desconocido sobre lo que va a suceder y cuáles serán las repercusiones que todo lo que puedes hacer es planificar lo mejor posible.

“Es algo así como la belleza y el horror de hacer documentales, que puedes planificar nada y controlar nada, sin embargo, tienes la responsabilidad, no solo con los sujetos de la película, sino también con el equipo de filmación, porque nos adentramos en entornos hostiles.”

El documental de Yates de 2009, “The Reckoning: The Battle for the International Criminal Court”, sigue al fiscal de la Corte Penal Internacional Luis Moreno Ocampo y su equipo mientras emite órdenes de arresto para los líderes del Ejército de Resistencia del Señor en Uganda, lleva a juicio a los señores de la guerra congoleños, sacude el sistema judicial colombiano y acusa al presidente de Sudán, Omar al-Bashir, de genocidio en Darfur, desafiando al Consejo de Seguridad de la ONU a arrestarlo.

La película presentaba a un niño soldado de la República Democrática del Congo. Después de obtener asilo en Estados Unidos, el niño soldado le dijo a Yates que no quería formar parte del documental. Yates, que estaba en proceso de completar el documental, lo sacó de la película.

“Ella firmó un consentimiento, pero es su vida”, dice Yates. “Ella es la capitana de su propia vida, y no podemos imponer la historia que queremos contar en el documental cuando significara que toda su identidad en la escuela secundaria y más allá sería formada por haber sido un niño soldado. En última instancia, las personas en tus películas, son su vida”.

Foster tampoco se opone a difuminar los rostros de sujetos vulnerables cuando la situación parece exigirlo. Produjo el documental de Gibney de 2012 “Park Avenue: Money, Power and the American Dream”, que difuminó el rostro de un portero que trabajaba en un edificio de apartamentos caro en la ciudad de Nueva York